end header begin content

Opinión

Columnistas

Verdades y mentiras políticas

Las cosas no han cambiado nada desde que, no hace mucho, el término “posverdad” entró en nuestras vidas para revelarnos que la realidad no era como la creíamos, que nos movíamos entre noticias inventadas, verdades a medias o completamente falsas, y en un mundo de sombras, es decir, de mentiras y ficciones creadas por alguien.

Evo, Ortega, Borges y algunos otros

Cuando Daniel Ortega en el año 2009 buscaba la relección que la constitución nicaragüense le prohibía, a mediados de ese mismo año, Tomás Borges decía que todo podía pasar en su país menos que el Frente Sandinista perdiera el poder, “podemos, decía el líder del sandinismo, pagar cualquier precio, digan lo que digan, lo único que no podemos es perder el poder”.

Protestas, violencia y debacle del Estado democrático

Este mes de octubre, con la reaparición en las calles de Paris y de Toulouse del movimiento conocido como los “chalecos amarillos”, se cumple un año de la puesta en escena de la manifestación popular mas grande y duradera que como reacción social a las políticas socio-económicas del gobierno de un país, se haya dado en la historia moderna. Para algunos, dada su envergadura determinada en su organización, número de participantes, calado de las reivindicaciones, así como por su trascendencia y efectos políticos tanto en la comunidad europea como en el resto del mundo, aun no del todo perceptibles, se trata de la segunda Revolución francesa.

El botón rojo de la Constitución peruana

Cuando hace año y medio Martín Vizcarra fue juramentado como presidente del Perú tras la renuncia de Pedro Kuczynski al cargo, se suscitaron dudas sobre las probabilidades reales que tenía el, hasta ese momento, primer vicepresidente para completar los tres años que aún quedaban por delante del total del periodo presidencial de cinco años.

Con hambre y sin dinero con Chávez…

Si pudiéramos resumir las últimas dos décadas de la historia politico-social del país y de los venezolanos en una sola frase de esas que ha dejado el chavismo para la posteridad, a falta de algo mejor, que explicara al mismo tiempo donde estábamos ayer cuando Chávez era el presidente y donde estamos ahora con su sucesor Nicolas Maduro, nos parece que la más representativa sería la de: “Con hambre y sin empleo con Chávez me resteo”. Un eslogan que fue compartido como consigna política-electoral en las barriadas populares, junto con su variante: “Con hambre y sin dinero con Chávez me resteo”; que para el caso es lo mismo.

EL tiempo se acaba

En un artículo de junio pasado cuando la representación de Juan Guaidó negociaba con la de Nicolás Maduro en Noruega, advertimos de que quedaban seis meses para alcanzar el éxito o el fracaso definitivo. En aquel momento nos referíamos obviamente a los resultados de la negociación en curso. Hoy, dos meses después, cuando la negociación ya no parece una alternativa viable, dado la negativa del régimen de Maduro a proseguir con las conversaciones, el tiempo es aún más corto para encontrar una salida a la actual crisis política y humanitaria que vive el país antes del día cinco de enero del próximo año, cuando debe nombrarse la nueva directiva de la Asamblea Nacional.

La ruleta rusa de salir a la calle en los Estados Unidos

Dos nuevas masacres se añaden en los Estados Unidos de Norteamérica a la larga lista de tiroteos con múltiples víctimas provocados por un desconocido con armas automáticas o semiautomáticas que dispara a mansalva contra gente normal que se encuentra haciendo cosas normales como estudiar, rezar, festejar o simplemente ir de compras a un supermercado. La primera de ellas ocurrió en una conocida tienda por departamentos de bajo costo de la ciudad de El Paso, Texas, abarrotada de gente, dejando hasta ahora un lamentable saldo de veinte víctimas fatales y numerosos heridos. La segunda, con apenas trece horas de diferencia, se produjo en la vía pública en una zona de bares de la ciudad de Dayton, en Ohio, con números igualmente fatídicos de al menos nueve muertes confirmadas y más de una docena de heridos.

Las coincidencias de los desertores de Maduro en el exilio

Desde que la señora Luisa Ortega Diaz desertó, en el 2017, de las filas del gobierno de Maduro después de una década en el cargo de Fiscal General de la República; es mucha el agua que ha pasado debajo del puente. Sin embargo, aunque no es la misma agua, toda luce del mismo color.

Rafael Acosta Arévalo, la historia se repite

La muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, arrestado a finales del mes de junio pasado por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), ocurrida a tan solo unos escasos días de la marcha de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos Michelle Bachelet y a menos de un año de la muerte del concejal opositor Fernando Albán, también estando detenido por otro cuerpo de seguridad, el Sebín; vuelve a colocar al régimen de Nicolás Maduro en la palestra publica del oprobio, al ser acusado nuevamente de asesinato, tortura sistemática y violación de los derechos humanos de los detenidos por causas políticas.

Bachelet, sin pena ni gloria

La recién concluida visita a Caracas de Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, se puede concluir que transcurrió sin pena ni gloria. Invitada por Nicolás Maduro, la expresidenta chilena constató de primera mano lo que ya conocía por los informes de la representación técnica de su oficina que previamente estuvo en marzo pasado en la capital venezolana por algo más de los tres escasos días que duró la breve estadía de la diplomática sureña.

Una negociación por Venezuela

Al experimento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela le quedan seis meses para alcanzar el éxito o el fracaso definitivo. Pero, ¿qué se pudiera considerar como uno u otro? Cualquier logro, como por ejemplo que haya un llamado a elecciones, sería un resultado positivo. Pero, ¿entraría en el rango de exitoso?

La estafa política de Boris Johnson

Boris Johnson, el controversial líder del partido conservador, exalcalde de la ciudad de Londres y otrora Ministro de Asuntos Exteriores del gabinete de Theresa May, cargo al cual renunció el verano pasado por estar en desacuerdo con la manera en la cual la premier británica estaba conduciendo las negociaciones sobre el Brexit con la Unión Europea, acaba de ser demandado, en el peor momento de su carrera, cuando se ha convertido en el principal candidato a sustituir a May en el 10 de Downing Street.

El diálogo de Oslo

A propósito del acercamiento, calificativo con el cual se prefiere explicar dado que apenas se está iniciando, el proceso facilitado por el gobierno de Noruega entre representantes de Nicolás Maduro y de Juan Guaidó. que pudiera llevar a otra dimensión más concreta esas conversaciones exploratorias; no está de más recordar de que manera han interpretado los gobiernos de Chávez y Maduro, la función y la finalidad de los instrumentos de solución de diferencias y de conflictos, tales como diálogos, conferencias de paz, debates, negociaciones, mediaciones y otro tipo de iniciativas similares, en la política venezolana de los últimos veinte años.

Simonovis, libertad sin justicia

Si hay una referencia constante y permanente, durante todos estos años de chavismo representativa de la iniquidad y ruindad de un régimen político: el caso de los comisarios Forero, Vivas y Simonovis, como se le conoce en la prensa nacional e internacional, es sin lugar a dudas, la mas internacional de todas.

Perro que ladra no muerde

En un artículo titulado “El populismo de Trump y Venezuela” de comienzos del mes pasado, decíamos lo siguiente: Está claro que el viento que mueve la veleta del presidente norteamericano sopla en dirección a Noviembre del 2020 y que cualquier circunstancia política con capacidad de afectar su reelección será diferida, apartada o menospreciada, pues no solo desea ganar sino hacerlo, esta vez, sin ninguna mácula que empañe su investidura.

Un huésped en la embajada española

La llamada “operación libertad” que pondría cese a la usurpación de Maduro, se convirtió al final del día en la operación libertad de Leopoldo López, cesándolo de su prisión. De la calle, donde el líder opositor apareció para sorpresa de los venezolanos en la madrugada del día 30 de abril pasado, López se fue a visitar al embajador de Chile en Venezuela, en cuya residencia todo parecía indicar que quedaría como huésped permanente. Sin embargo, solo estuvo tan solo unas horas, pues como indican las noticias salió de allí, trasladándose a la residencia del embajador español en Caracas, donde permanece hospedado.

El suicidio de un presidente

El suicidio de quien fuera dos veces presidente del Perú, Alan García, ha dejado estupefacta a buena parte de la sociedad peruana, indiferente a otra parte y seguramente contenta a la que reúne a muchos de sus enemigos.

La crisis de liderazgo del presente siglo

El siglo XX se caracterizó, entre otras muchas cosas, por la impronta que dejaron algunos de sus líderes en el plano tanto político, como artístico, religioso, científico y social. En Europa, de entre los mandatarios,podemos recordar a Churchill o Margaret Thatcher en Inglaterra, a Charles de Gaulle o Mitterrand en Francia, a Felipe González en España, a Adeanauer o Helmut Schmitd en Alemania, y por supuesto a Kruschev o Gorbachov en la desaparecida Unión Soviética. En América del Norte, por su parte, sobresalen las figuras de Roosevelt o de Kennedy. A pesar de ello, ha sido notable, de un tiempo a esta parte, la falta de un verdadero liderazgo en el ámbito de la política internacional.

La destrucción del Estado por el chavismo

En este mes en el cual el chavismo celebra un aniversario más de los sucesos del 11, 12 y 13 de abril del 2002, bautizados ahora como rebelión popular; creo que es imperativo para todos los venezolanos después de los diecisiete años transcurridos desde entonces, hacer una retrospectiva que permita, mirando la historia reciente desde atrás, recordar de donde se viene y así poder entender mejor por qué Venezuela está ahora, donde está.

El populismo de Trump y Venezuela

Las inconsistencias del populismo y la demagogia electoral han vuelto a quedar expuestas, en los últimos días, con las decisiones, en vaivén, del presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Donald Trump.

Imitando a AMLO

Si la historia, como dicen, se repite, la historia del populismo se repite aún más. Donde ubicar sino a la solicitud, por carta, que hizo apenas unos días el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al Rey de España y al Papa para que pidan perdón por la violencia y desmanes cometidos por los españoles durante la conquista de México y del proceso evangelizador que la acompañó, llevado a cabo por la iglesia católica.

España, un premio más que un castigo

Elliot Abrams, el enviado especial de los Estados Unidos para lidiar con la crisis venezolana, ha dicho en días pasados que en algunos aspectos España luce como el destino lógico para todos aquellos miembros y colaboradores del gobierno de Nicolás Maduro que opten por desconocerlo y soliciten amnistía. Abrams en su análisis asegura que el idioma y otras facilidades, como el que mantengan cuentas bancarias allí, además de algunos otros intereses, convierte al país ibérico en un objetivo ideal para quienes abandonen el barco, por encima de otros países que políticamente considerados pudieran parecer mas seguros como Cuba o Rusia actualmente aliados de Maduro.

Las mentiras del chavismo

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.” Esta conocida frase atribuida al presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Abraham Lincoln, podría resumir muy bien lo que han sido estos últimos veinte años de gobiernos chavistas en Venezuela. Esto es, una larga secuencia de falsedades, algunas de ellas increibles. Si bien la demagogia o el populismo como prácticas políticas, pudieran servirnos para explicar por qué la clase política dirigente no cumple con sus promesas o programas electorales, o por qué a veces dice una cosa y después hace otra; ninguna de ellas nos permite entender como se pueden decir mentiras gordas, de esas que van en contra del sentido común, de la sensatez e incluso de la ciencia y de la historia. Pero la verdad sea dicha, esos embustes en forma de artimañas dialécticas y cambios camaleónicos, no empiezan con ninguno de los gobiernos de Chávez, sino desde el momento mismo en que él es candidato a la presidencia de la república y hace sus primeras apariciones públicas vendiendo ilusión a la gente y cubriendo las apariencias. Aún no habla de socialismo ni de revolución y aunque sus biógrafos aseguran que su nuevo evangelio lo empieza a predicar en el 2005, debemos recordar que en alguna entrevista televisiva como la que le realizó, un día antes de las elecciones de 1998, el polémico periodista Jorge Ramos, llegó a reconocer expresamente que Cuba si era una dictadura; lo cual no explica como se alió mas tarde con Fidel Castro, salvo que la justificación fuese que deseaba lo mismo para Venezuela. En aquella interviú también aseguró que nunca confiscaría un medio privado de comunicación, pues bastaba con el que tenia el Estado, como tampoco nacionalizaría la empresa privada y que dejaría el poder si era un fiasco o cometía un acto de corrupción en sus primeros cinco años. En otra entrevista anterior, en octubre del 2018 con Marciel Granier, justificó el golpe de estado contra Carlos Andrés Pérez por su nefasto gobierno y haberle ordenado disparar al pueblo durante los saqueos del Caracazo. Estos eventos, mas tarde, se convertirían en actos revolucionarios. Después vendría la mentira de la constituyente y sus dos nuevos gobiernos, con la supuesta lucha contra la pobreza y la corrupción, que contuvo la primera por un tiempo mientras hubo dinero , y llevó a una dimensión internacional la segunda; la reforma de la Constitución para un tercer mandato y la acentuación de la estructura comunal para el socialismo del siglo XXI. Con Maduro, el embaucamiento de Chávez pasó a ser calumnia y falsificación burda. Una seguidilla que se inició con la forma en como se manejó la información sobre el estado de salud de Chávez, a partir del año 2011 y que se continuaría hasta el día del anuncio de su muerte el 5 de marzo del 2013. Como a Chávez la estrategia de echarle la culpa a la oposición, no solo nacional sino también internacional, de todo lo malo que ocurriese en el país le había dado tan buenos frutos, a Maduro no se le ocurrió nada diferente, convirtiéndola en receta diaria. De ese modo, los efectos desdichados de las políticas internas, ya sea alto costo de la vida, inflación, escasez de alimentos y medicinas, destrucción de los servicios públicos, baja producción de PDVSA, devaluación del bolívar, inseguridad en las calles y apagones, entre otros, les fueron automáticamente achacados a terceros, sin importar si se trataba de algún personaje nacional o internacional. Los actos de sabotaje pasaron a ser una constante, sin que nunca se mostrase a los responsables, así como los intentos de magnicidio frustrados, una particularidad dirigida al pueblo sentimental que Chávez igualmente supo explotar y que mejora el curriculum de un jefe revolucionario. Adicionalmente, si Chávez tuvo la desfachatez, en el 2007, de nacionalizar la Faja Petrolífera del Orinoco y más tarde, en el 2009, las empresas contratistas petroleras que prestaban servicios en el Lago de Maracaibo, sin que nadie dijera nada sobre aquella farsa, pues la industria petrolera había sido ya nacionalizada por Carlos Andrés Pérez en 1975, haciendo imposible volver a repetir aquel acto de ejercicio de la soberanía sobre alguna de sus partes; ¿que le impedía entonces a Maduro seguir representando todo tipo de patrañas y fingimientos?. Si algo había quedado demostrado en todos estos años es que al pueblo y al no-pueblo, se le puede engañar fácilmente una vez seducido.

La transición española y Venezuela

Con motivo del desconocimiento del ilegítimo mandato de Nicolás Maduro por la mayor parte de los países del mundo occidental, desde el pasado 10 de enero, cuando se le venció su periodo presidencial de seis años, se ha venido hablando de un proceso de transición en Venezuela que la llevaría a pasar del autoritarismo vigente a la democracia nuevamente.

A seis años de la muerte de Chávez

Cuando este artículo se publique, se estarán cumpliendo el próximo 5 de marzo, seis años del anuncio oficial de la muerte de Hugo Chávez. Un anuncio que se veia venir, despues de una serie de hechos noticiosos provenientes, en su mayor parte, del propio gobierno, los cuales desde el mes de diciembre del 2012 tenian al mundo en ascuas, llenando los noticiarios y las redes sociales de habladurias, insinuaciones tendenciosas, y mucho escepticismo. Fue su sucesor, Nicolás Maduro, designado así por el propio Chávez el 8 de diciembre del 2012, en la que sería su última aparición pública, quien dio la noticia.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com