end header begin content

Opinión

Columnistas
Ismael Pérez Vigil

Lecciones de Bolivia

Sobre lo ocurrido en Bolivia se ha escrito y hablado mucho, con toda razón, pues nos da lecciones importantes y variadas; he leído muy diversos análisis, la mayoría excelentes, donde cada quien toma el aspecto que más le llama la atención, o el que más se ajusta a sus intereses personales o políticos; yo tomaré el caso electoral.

Ismael Pérez Vigil

Estallidos y lecciones

Son innegables la insatisfacción de necesidades básicas y la pobreza. En Venezuela saltan a la vista y en los demás países de América Latina –que no tenemos a la vista–, suponemos que es igual; por lo menos así lo reportan los analistas, periodistas, intelectuales, políticos, etc.; pero no creo que eso sea lo que este en la base de los “estallidos” sociales que hemos visto en los últimos meses. Ciertamente, algunas manifestaciones y causas de los “estallidos” que hemos visto se parecen, pero en la raíz hay fenómenos diferentes. Quiero referirme a los más recientes y llamativos, los de Chile y Bolivia, y las lecciones que nos dejan.

Ismael Pérez Vigil

Ecuador, Chile y otros

Ahora a todos nos parece obvio lo que no fuimos capaces de anticipar: la derrota de Macri en Argentina, los disturbios en Ecuador, la revuelta en Chile, el cuestionamiento al “triunfo” de Evo Morales en Bolivia, y otras convulsiones sociales más en otras latitudes. Siempre es más fácil entender todo después de que sucede y surgen todo tipo de datos y cifras que nos muestran que “estaba a la vista” lo que nadie veía.

Ismael Pérez Vigil

Negociación y Consejo de DDHH de la ONU

El plan del régimen también se aclara. La dictadura venezolana ha venido desarrollando algunas estrategias que, al menos por el momento, le están dejando dividendos; tenemos como ejemplos concretos la negociación con la oposición y la obtención del puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Ismael Pérez Vigil

Deslinde

Los caminos se angostan. En enero de este año todo parecía propicio para un rápido final y una salida del régimen. El comienzo del nuevo período legislativo con la designación de nuevas autoridades y la definición de una ruta –cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres– junto con grandes manifestaciones y movilizaciones opositoras así parecía indicarlo, incluso para aquellos que pensábamos que la designación de un presidente por parte de la Asamblea Nacional no era una buena decisión política.

Ismael Pérez Vigil

La insurrección popular

“¿De dónde saldrá el martillo verdugo de esta cadena?” Miguel Hernández, 1937 Desde diciembre de 1999, concretamente, desde aquel aciago día electoral y del deslave de Vargas, estamos esperando una sampablera que se arme la de San Quintín, una noble poblada que arrase, que acabe con todo, la sublevación añorada del “bravo pueblo” –a quien canta nuestro himno nacional– y que no acaba de ocurrir. ¿Será que ocurrirá algún día? Cada vez tengo más dudas. Al menos no ocurrirá así, como una poblada que arrase con todo.

Ismael Pérez Vigil

Habla un negociador

Dilemático o no, no es lo mismo basar una estrategia política en la posibilidad de una intervención militar externa, sea con tropas invadiendo, o bajo alguna de las “fórmulas” del TIAR que basar la estrategia en un proceso negociador para llegar a unas elecciones libres.

Ismael Pérez Vigil

Las oposiciones

La unidad no es un fetiche al que se adora y rinde culto; es algo vivo y no significa uniformidad; la oposición tampoco debe unirse simplemente para satisfacer los gustos, la incomprensión o la ignorancia de lo que sin duda es muy importante, pero que no deja de ser una entelequia, la llamada “comunidad internacional”.

Ismael Pérez Vigil

La firma del 16/9

Sobre la instalación de la llamada “Mesa de Diálogo Nacional” o firma de varios acuerdos entre representantes de un sector minoritario de la oposición y el régimen, se pueden adoptar diversas respuestas: Dejarse llevar por la indignación que produce el manifiesto oportunismo de algunos de los firmantes –descalificándolos y profiriendo hacía ellos todo tipo de insultos– o analizar las consecuencias e impacto que tiene el acto realizado. Escojo esta última opción, aunque entiendo perfectamente la otra.

Ismael Pérez Vigil

¿Y ahora… qué?

Esta semana se aclaró –u oscureció– aún más el panorama internacional que rodea a la crisis venezolana. Varios hechos así lo demuestran, los dos más importantes: la destitución de John Bolton y la solicitud de Venezuela de activar el TIAR.

Ismael Pérez Vigil

Resistencia

Los términos “resistencia” y “desobediencia civil” usualmente –en Venezuela al menos– se confunden o son considerados equivalentes, aunque describen dos acciones o estrategias muy distintas, y aunque toda “resistencia” implica “desobediencia”, no significa que sean lo mismo. No pretendo hacer una disquisición filosófica, jurídica o política sobre los términos, pero sí ubicar el contexto y hacer una reflexión muy breve al respecto.

Ismael Pérez Vigil

Venezuela vive…

Uno de los temas recurrentes al hablar de Venezuela y su situación, tanto política, como social y económica, es hacer comparaciones, particularmente con Cuba. Desde luego hay semejanzas importantes pero no debemos confundir “tutelaje” y “patronazgo” con similitud, porque aparte de las naturales semejanzas, entre ellas las ideológicas de sus respectivos gobiernos, son muchas las diferencias, que doy por conocidas y no repetiré, pues creo que es mucho lo que se ha hablado sobre ellas.

Ismael Pérez Vigil

Gobernabilidad y negociación

Cuando vemos que desde hace algún tiempo conspicuos voceros del régimen están negociando con los Estados Unidos, se supone que alguna salida –individual o general– a la crisis venezolana, es inevitable traer a la memoria la frase de Sir Winston Churchill, cuando en 1945 se le preguntó si estaría dispuesto a negociar la paz con Hitler y dijo que hasta sería capaz de “negociar con el diablo”; eso dirían hoy los EEUU. No es de extrañar que el régimen emprenda esa y cualquier otra negociación, pues la búsqueda de la “gobernabilidad” es uno de los objetivos que persigue desde que aceptó negociar directamente con la oposición y ahora con los EEUU.

Ismael Pérez Vigil

Moral y negociación

El poder de la dictadura se ejerce desde Miraflores, aunque su soporte y fuerza está en Fuerte Tiuna y en las demás fuerzas policiales, represivas y colectivos armados. Los demás poderes –el Ciudadano, el Electoral y el Judicial–, son apenas títeres del poder de Miraflores, aunque simulen tener algún atisbo de independencia en determinadas oportunidades.

Ismael Pérez Vigil

¿Por qué negocia la dictadura?

Mi artículo de hace dos semanas (ver Ganar tiempo) me ha traído algunos comentarios que creo que vale la pena referir, con la finalidad de reiterar, reafirmar y aclarar mucho más el punto. Sobre todo, lo relativo a con quien ganaría tiempo la dictadura, que es lo que busca al aceptar la negociación y por qué ahora se levanta de la mesa.

Ismael Pérez Vigil

Los sobrevivientes

Algunas personas no han entendido aún la naturaleza de lo que estamos enfrentando y vamos a enfrentar. Y no me refiero a la comprensión de que estamos en una dictadura bajo un gobierno de facto; creo que eso ya está bastante claro para todos y si quedaba alguna duda, el informe Bachelet la terminó de disipar.

Ismael Pérez Vigil

¿Ganar tiempo?

Uno de los argumentos favoritos de quienes se oponen a los procesos de negociación y diálogo entre la dictadura y la oposición es que para lo único que sirven es para: “que la dictadura gane tiempo”, que lo único que se logra es “oxigenar” al régimen y concederle más tiempo.

Ismael Pérez Vigil

Gobierno de transición

Es innegable que este experimento socialista de 20 años ha fracasado estrepitosamente, no tiene legitimidad –y ahora tampoco legalidad– y solo les queda, como único argumento, intentar aferrarse al poder por la fuerza. También es indudable que hay una oposición viva, que ha sido indoblegable; pero, hay que decir de la manera más diáfana, que en Venezuela los dos grandes grupos en disputa del poder –chavismo/madurismo y oposición– ninguno está en la capacidad de someter al otro y por eso hay que negociar un proceso de transición.

Ismael Pérez Vigil

¿Qué negociar?

La Asamblea Nacional aprobó en febrero de este año un “Estatuto que Rige la Transición para la Democracia”, en el cual se establecen los tres pasos (cese a la usurpación, gobierno de transición, elecciones libres) de la famosa “ruta” popularizada por el presidente Juan Guaidó. Algunos aseguran que dicha “ruta”, convertida en mantra, fue un verdadero éxito —y sin duda lo fue— para movilizar a la oposición del país, adormecida por el desánimo y los fracasos políticos en 2017 y 2018. La “ruta” de Guaidó insufló nuevamente de esperanza el decaído ánimo de la gente, pero hoy en día, probablemente debido a los “fracaso” de 23F y 30A, es criticada y algunos ya ven esos tres puntos, más como un karma, que como un proyecto o una “ruta”.

Ismael Pérez Vigil

La negociación

En la segunda guerra mundial, las tropas aliadas que derrotaron al ejército alemán en el norte de África avanzaron por el sur de Europa camino a Berlín. Los soviéticos, que resistieron el asedio alemán, contraatacaron Alemania desde el este; y las tropas aliadas, por el noroeste, después de desembarcar en Normandía se dirigieron también a Berlín. Hitler fue derrotado militarmente y se suicidó. No hubo diálogo, no hubo negociación.

Ismael Pérez Vigil

La transición

La discusión acerca del proceso de “transición” en Venezuela está, a mi entender, en un contexto equivocado. La “transición” en Venezuela no se dará porque sea “justa”, “razonable”, “conveniente”; porque sea un paso “natural” en la salida de un régimen de oprobio y en la búsqueda de la reconciliación de los habitantes de un país, polarizados y enfrentados. En otras palabras, la “transición” en Venezuela se tiene que dar –desde mi punto de vista que creo que comparten muchos– porque ninguno de los dos grupos en liza está en capacidad de acabar con el otro. Es tan simple y pragmático como eso. No queda más remedio, para encontrar una salida, que ir a una etapa de “transición”. Veamos, sin edulcorantes y con toda crudeza esta situación.

Ismael Pérez Vigil

Registro Electoral y elecciones libres

Las fallas, errores y manipulaciones que “invalidan” el Registro Electoral (RE) es uno de los temas favoritos de quienes rechazan la vía electoral como alternativa para salir de este régimen de oprobio.

Ismael Pérez Vigil

Registro y votación de venezolanos en el exterior

La semana pasada esbocé algunos cambios que se deben hacer en la normativa electoral para que los venezolanos que están en el exterior tengan los mismos derechos en materia electoral que los venezolanos que vivimos en Venezuela. Me referí en ese escrito también a los venezolanos que han cumplido 18 años desde 2013 y que en gran número están rezagados en el Registro Electoral.

Ismael Pérez Vigil

Elecciones libres y venezolanos en el exterior

Vamos a suponer que ha cesado la usurpación y que estamos bajo un gobierno de transición –omitiendo especulaciones sobre “tiempos” y composición de ese gobierno– y que está previsto un proceso electoral para elegir presidente de la República. Es momento, entonces, de preguntarse: ¿Qué son elecciones libres?, en el contexto de la Venezuela que hoy vivimos, similares a las que tuvimos hasta 1988.

Ismael Pérez Vigil

Negociar elecciones, con fuerza

No cabe duda que la permanencia del actual gobierno, del presidente usurpador y todo su gabinete, igualmente usurpador, impide cualquier solución a la grave crisis que vive el país. Teniendo ese punto claro, es preciso analizar otras variables que afectan cualquier negociación, en cualquier parte del mundo.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com