end header begin content

Opinión

Columnistas

La vida de los otros: Venezuela

"Los apagones quiebran las certezas de la gente. Es el Estado metiéndose por completo en nuestras vidas y diciéndonos que no hay burbuja sostenible que puede vulnerarnos a placer y acabar incluso con lo más vital porque sí, porque así fue decidido por el poder”. Esto lo escribió Luis Carlos Díaz, periodista y ciberactivista hispanovenezolano que el régimen le tiene prohibida la salida del país sembrándole una acusación que ni el gran Kafka en el “El Proceso” se atrevió a imaginar.

El proceso

"Alguien debió de haber calumniado a Josef K., porque sin haber hecho nada malo, una mañana fue detenido" “El Proceso”, Frank Kafka. En la Venezuela de hoy muchos inocentes son culpables, y los culpables, muy visibles, andan sueltos. Con la única diferencia de que los que andan sueltos controlan el entramado institucional punitivo. “Vi con pesar que los hombres mutilarían y pervertirían la historia” nos dice Rudyar Kipling. Quienes controlan, leyes y recuerdos, controlan la vida social. Algo que es característico de los regímenes totalitarios y abusivos como muy bien lo explica Tzvetan Todorov en “Los abusos de la memoria”.

Felices en socialismo

A María de la Esperanza No hay paraíso en la tierra me decía, en un Café de París, un sabio amable y rudo a la vez cuyas sentencias y profecías tienen la extraña tendencia a confirmarse en la realidad. De igual forma señalaba que las revoluciones terminaban bastante mal desarrollando tendencias reaccionarias y personalistas contrarias a toda idea de humanidad redimida. Algo en lo que también se explaya un autor de pensamiento lucido como lo es Ángel Bernardo Viso en “Las Revoluciones Terribles” (1997) al calificarlas como desoladoras y destructoras.

Guasón, un alma en el desierto

Nadie tiene derecho a obrar mal, ni aun cuando a él le hubieran hecho daño". Víctor Frankl "Al fin de la batalla, / y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre / y le dijo: '¡No mueras, te amo tanto!'. / Pero el cadáver, ¡ay!, siguió muriendo... " César Vallejo Hay dos libros que he leído y aprendido mucho de ellos. El primero es de Romano Guardini y lleva por título: “Las edades de la vida” (1960) dónde este insigne teólogo alemán hace un repaso de la evolución humana desde la psicología y pedagogía con un sentido cristiano ineludible, resaltando como la principal condición del adulto la de llevar una vida responsable en libertad. Algo que por cierto riñe con la vida de ficción de este anti-héroe humanizado por el director Todd Phillips y caracterizado por un excepcional Joaquín Phoenix, desde ya gran favorito para ganar el Oscar a la mejor actuación masculina. El Guasón de Phillips es básicamente un niño.

América Latina contra la modernidad

América Latina es una región extraviada: reñida con la modernidad. Se avanza un paso y se retroceden tres. Nuestro tiempo no es lineal sino circular y regresivo. Es una vergüenza el bajo nivel de nuestros políticos y la presencia de un pueblo sin protagonismo, como víctimas propiciatorias de un destino mancillado. Los “prósperos” Ecuador, Perú y Argentina viven recientes crisis políticas que denotan un retroceso a lo que fueron avances muy publicitados. La “locomotora” brasileña no puede avanzar más por los millones de pobres que impiden el despegue del gigante. Colombia, acostumbrada a bañarse en sangre y con una paz precaria vuelve a revivir sus fantasmas con una guerrilla aún en armas. Cuba es la vergüenza del hemisferio, y Venezuela, el país más rico del continente hace cuarenta años atrás hoy tiene un salario mínimo más pequeño que el de Haití. No nombro a todos porque sería la crónica de un espanto de la sociología.

La sociedad abierta

Si hemos de creer a Karl R. Popper (1902-1994) en “La sociedad abierta y sus enemigos” (1945) sobre las condiciones de una sociedad abierta, entonces tenemos serios motivos para preocuparnos en la Venezuela de hoy.

El Hijo de la Panadera

Inés Quintero escribió “El Hijo de la Panadera” (Alfa, 2014), “su biografía” sobre Francisco de Miranda. No tengo nada que reprocharle, al contrario, agradecerle porque sus cualidades como historiadora competente, una vez más, salieron a relucir y esto nos permitió deleitarnos con su lectura, además de aprender acerca de tan fascinante como controvertido personaje.

Batalla de Carabobo, cuando la Legión Británica se inmoló

Sostiene Peter Burke (1937), connotado historiador inglés, que: “Sin imaginación no se puede escribir Historia”. Anatema herético en nuestros predios del infra atraso académico.También agrega, para seguir escandalizando a los beatos metodológicos nuestros, que la historia no puede escribirse desde un punto de vista objetivo, “porqué está escrita por seres humanos”.

Cronología apócrifa de la Historia de Venezuela

Paul Valéry (1871-1945) se quedó corto cuando estableció que: "La historia es el producto más peligroso que haya elaborado la química del intelecto. Sus propiedades son muy conocidas. Hace soñar, embriaga a los pueblos, engendra en ellos falsos recuerdos, exagera sus reflejos, mantiene sus viejas llagas, los atormenta en el reposo, los conduce al delirio de grandezas o al de persecuciones, y vuelve a las naciones amargas, soberbias, insoportables y vanas”. En el caso de la Historia de Venezuela estamos en presencia de un relato cautivo basado en la mentira mundana como “Razón de Estado”, reiterativa y agresivamente manipuladora.

490 años de la tierra del sol amada, hoy una distopía

¡490 años de la fundación de Maracaibo! Hoy, no existe tal cómo la conocimos. Fue destruida por sus actuales gobernantes. Una cuarta refundación se hace necesaria antes que el último de sus habitantes la abandone. Maracaibo es hoy una distopía. La vida social y familiar en Maracaibo murió como resultado de unos servicios públicos deficientes que afecta la posibilidad de llevar una vida cotidiana normal.

«Tema del traidor y del héroe»

Lo que fue el Realismo Mágico para la literatura latinoamericana lo es el mito para la historia. Y mucho más en un medio como el nuestro plagado de héroes inventados y traidores solapados. ¿Cómo entender que Francisco Paula de Santander, autor intelectual del magnicidio contra Bolívar en septiembre de 1828, sea considerado el padre de la patria de la Colombia actual? ¿O el general Flores, padre de la patria del Ecuador, y principal sospechoso en instigar la emboscada en Berruecos en contra del mariscal Sucre? No desdeñamos la apariencia y sustancia pecadora intrínseca en el ser humano, los momentos de debilidad y las caídas irremediables. Lo que cuestionamos es la persistencia del mito sobre una memoria ultrajada al servicio del poder oficial. El recuerdo conveniente que encubre realidades abominables junto a los sacerdotes del culto supremo: historiadores al servicio del Estado, en realidad, panegiristas.

El armisticio de la Independencia Nacional (1820)

El alto mando realista en Venezuela fue escéptico al principio ante la orden que le exigía entrar en «relaciones amistosas» con los insurgentes luego del arribo de los liberales al poder en la Metrópoli. Y, cuando Bolívar tuvo conocimiento de estas mismas inesperadas noticias, su desconcierto fue aún más que evidente. Luego de Boyacá (1819), la confianza en el triunfo militar fue una auténtica convicción para el Libertador. Acordar un armisticio trastocaba repentinamente sus planes estratégicos y podía significar el otorgarle un respiro a un adversario prácticamente cercado en Venezuela y en una lamentable situación de abandono por parte de la Metrópoli.

Vicencio Pérez Soto, la barbarie que nos persigue (II)

Seguimos con estas crónicas del horror de “prohombres” de un oficialismo desaliñado que llegaron a desempeñar cargos importantes como Presidente zuliano (1926) y cuyos antecedentes sádicos, sí hemos de creerle a Salvador de la Plaza, no fue obstáculo para alcanzar las primacías de las más codiciadas jefaturas en una Venezuela aún salpicada de sangre luego del canibalismo practicado tanto para alcanzar El Dorado como la “libertad” en la Independencia.

El Pulpero de Taguay, la barbarie que nos persigue (I)

“El Pulpero de Taguay”, Francisco Rosete (1775-1816), comandante monárquico civil en nuestra guerra de independencia. “Este hombre es elevado desde su mesón de “quesos llaneros, papelón, manteca de cochino, chicharrones y vinos de España” a la posición de Comandante, Gobernador de Camatagua y jefe de los ejércitos del rey.

La gran estafa del racionamiento eléctrico

“El Niño” es la versión oficial gubernamental para esconder la ineptitud, corrupción y miseria humana de quienes hoy mal dirigen la nación y la tienen sumida en el actual desastre. “El Niño”, es un fenómeno climático relacionado con el calentamiento Pacífico oriental ecuatorial, es decir, afecta directamente a Ecuador, Perú, Colombia y Chile, y en mucho menor medida al resto de los países de la América del Sur. En realidad, en el caso venezolano, nuestro “Niño” tiene que ver con las erradas políticas públicas y la desinversión en el sistema eléctrico nacional. O mejor dicho, teniendo los recursos por vía de la explotación petrolera en los años de las “vacas gordas”, estos fueron utilizados para otros fines inconfesables.

Caída de la Gran Colombia, el sueño de Bolívar (1819 – 1830)

¿Qué le ocurrió a la Gran Colombia para desaparecer en apenas diez años de existencia, 1819-1830? ¿Por qué el proyecto geopolítico de Bolívar, de alcance continental, no tuvo sus partidarios y continuadores en el tiempo? ¿Por qué luego de la Gran Colombia nos hemos empequeñecido como territorios, culturas y naciones que apenas cuentan en la llamada gran Historia del Mundo?

Fin del imperio español en Venezuela (1820)

En enero de 1818 las tres principales autoridades en la Provincia de Venezuela, Pablo Morillo (militar), Juan Bautista Pardo (política) y Francisco Xavier de Arambarri (fiscal), elaboraron un escrito en el que señalaron lo siguiente: “Sobran en este país tropas, valor, disciplina y entusiasmo para triunfar de los enemigos de las banderas reales y del orden público; pero la espantosa escasez del Erario, la imposibilidad de proveerse en esta devastada tierra de la paga y subsistencia de los guerreros, y la dificultad consiguiente de los movimientos militares paraliza los planes más indestructibles para concluir prontamente esta guerra homicida y destructora, hace alguna vez contingentes los sucesos, inspira animosidad a los rebeldes del país, y de otras Provincias Americanas; y desacredita el poder de S.M. y de la Nación Madre”.

Maquiavelo vive

Quién lo iba a imaginar: quinientos años después, el polémico florentino: Nicolás Maquiavelo (1469-1527) - autor del más popular tratado acerca del comportamiento político de los gobernantes en torno al poder - sigue vigente. Se pudiera pensar que la política se ha vuelto más institucional, que las leyes son principios sagrados para garantizar el orden y la paz, en suma la civilidad bajo coordenadas racionales. Y que el discurso político, junto a sus ejecutorias, se ha adecentado. Que ya el veneno no es un instrumento “electoral” para sacar de la carrera política a los adversarios de turno, o que blandir el puñal, con astuto disimulo, es algo obsoleto, completamente anacrónico. Tremenda ilusión.

La Sociedad Patriótica en el 5 de Julio de 1811

La aparición de algunos individuos radicales alrededor de la Sociedad Patriótica, especie de club revolucionario de inspiración francesa, que hizo su aparición casi paralelamente al funcionamiento del Congreso, inyectó nuevas energías a un proceso caracterizado por la moderación y conservadurismo de sus protagonistas.

¿Volver a Carabobo?

"Volver a Carabobo" era el lema pintado en los cuarteles antes de Chávez y sus golpes de estado en el año 1992. Hoy, "Carabobo" sólo representa a un orden militar basado en el atropello del orden constitucional. Es común escuchar que los venezolanos vivimos en la V República, cuando en realidad sólo ha existido una sola Republica iniciada en el año 1811 y de talante civil.

Desdicha del inmigrante

Cuando emigras, sientes que ya no eres de tu patria pero tampoco del lugar en el que estás”. Se han marchado cuatro millones de venezolanos al extranjero huyendo del desastre en que el chavismo ha sumido a Venezuela. Las cifras son reales y avaladas por la ONU, ACNUR, OEA y la realidad de nuestras familias rotas. Nadie abandona su propio país de manera ligera o pretende asumirse de iluso turista. Detrás de Siria, país en guerra, Venezuela le sigue en el mundo con más personas que ya no se van del país de manera organizada sino a lo desesperado. Y sí esto no cambia de una vez por todas, con el retorno a la Democracia, el éxodo seguirá creciendo. Algunos se refieren a la tragedia venezolana como un Holodomor (matar de hambre); otros a un inmenso Gulag o Campo de Concentración a semejanza de los que existieron en la era soviética y nazi.

Noticia sobre Alvar Núñez Cabeza de Vaca

Las etiquetas mentales son difíciles de erradicar. Mucho más si se trata de un pasado ideologizado como ha sido el que se ha construido alrededor de la Historia de Venezuela. Para nuestros programas escolares de ciencias sociales el periodo colonial representa el genocidio hispánico sobre el “buen salvaje” indio. Y resulta que en las crónicas de los mismos exploradores, adelantados y aventureros hispánicos se narra con aprehensión como los indios les hicieron la vida imposible. El tema de los microbios europeos que arrasaron con unos anticuerpos endebles es otro asunto. La guerra entre indios americanos y europeos fue feroz y las victorias se repartieron de lado y lado. Aunque es bien cierto que el metal de hierro fue el factor tecnológico que inclinó la balanza en favor de los segundos.

Casas Muertas (1955)

Hay un paralelismo asombroso entre Ortiz y Maracaibo. Ortiz fue consumida por el paludismo mientras que Maracaibo lo está haciendo por la merma del fluido eléctrico: racionamientos de doce horas al día en el mejor de los casos y ya vamos para los tres meses, es decir: cuarenta y cinco días sin el vital servicio. Lo de Ortiz, un pueblo del Guárico en tiempos de la dictadura de Juan Vicente Gómez (1908-1935), mientras que los eventos en Maracaibo y el resto del Estado Zulia se suscitan cien años después en pleno siglo XXI bajo la egida de un poder analfabeto e indiferente al daño que le produce a sus dirigidos.

Bolívar visto por sus Contemporáneos

Existe una obra casi desconocida: Bolívar visto por sus Contemporáneos del ya fallecido profesor argentino José Luis Busaniche (1892-1959) (Tierra Firme/Fondo de Cultura Económica, 1981), que tiene la virtud de retratar las muchas fotografías en forma de testimonios escritos que le hicieron a Bolívar quienes le conocieron en vida.

Resumen de la Historia de Venezuela, de Andrés Bello

Sobre Andrés Bello (1781-1865) muchos se lo han figurado como el principal héroe civil de la Independencia. En realidad Bello puede ser considerado como el “primer humanista del continente”. Sus méritos entran en los ámbitos de la cultura, literatura, jurisprudencia y demás. No fue un revolucionario, sino todo lo contrario, un hombre fronterizo y conservador que vivió los avatares de la turbulenta época que le tocó en suerte: la transición de Colonia a República.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com