end header begin content

opinión

Luis Velázquez Alvaray

Los disturbios castrochavistas

4 noviembre, 2019

El comunismo es una plaga peligrosa: maligna, saqueadora, destructiva; cruel, vengativa, insaciable.

Los últimos acontecimientos de América Latina dan cuenta del monstruo de la maldad engendrado en cuba, herencia de un asesino serial- Fidel Castro, y sus distinguidos alumnos-, expertos en crimen y maldad. Expertos en muerte, no en patria.

Han logrado penetrar todos los países de Latinoamérica y crear una base de operaciones, la que siempre soñó el invasor caribeño, y que consiguió en bandeja de plata, gracias a la traición de Chávez y fortalecida con el usurpador que entregó todo, llevándonos a la más terrible de las hambrunas y estableciendo el retroceso histórico de mayor calado en la historia del continente. Invadidos retornamos al siglo xix convertidos en un campo de concentración, donde las cadenas comunistas nos oprimen y desangran.

No es casual que un país próspero como Chile fuera tomado como prueba desestabilizadora, como lo proclaman a los 4 vientos los capitostes feudales que usurpan el poder en Venezuela.

Ya regresan a Argentina después de haberla desmantelado hace 4 años. Obviamente, han actuado a sus anchas porque crear desarrollo es difícil, pero arruinarlo es tarea fácil para estos expertos, duchos en desestabilizar al estilo Kishner, los saqueadores de Argentina, que ahora vuelven para llevarse lo que queda de ese otrora poderoso país, victima fácil del populismo y del engaño masivo.

La lección de toda esta situación es que los gobernantes, que impulsan los procederes democráticos, deberían revisar el papel de líderes como Rómulo Betancourt, que supo enfrentar civilmente y bajo el marco constitucional, los primeros intentos subversivos, que otros gobernantes posteriores no supieron sostener.

Además de enfrentar militarmente el castrochavismo, deben saber que la brecha existente en América latina, producto del populismo, debe buscar caminos para elevar el nivel de vida de los trabajadores, optimizar los sistemas educativos y diseñarlos para el mercado laboral y limitar el extremo crecimiento del empleo público, que frena ostensiblemente el desarrollo de un país.

Quienes ahora protagonizan estos actos vandálicos, deben esperar que la respuesta no será con flores y con falsos acercamientos. No hay acuerdo que valga y el paso venidero en todos los países democráticos debe ser frontal y sobre todo en Venezuela, que es donde está enquistado el campo de operaciones fundamental de la primera empresa criminal del mundo.

Si es cierto que el sistema de pensiones no está estructurado a favor de los más necesitados en la mayoría de países, y que esto genera desconfianza en el futuro, es de comparar el nivel de ingreso de un trabajador venezolano con otro del cualquier país. Deberían saberlo los engañados jóvenes chilenos, que todavía creen en medio de su gran ignorancia, que el Che Guevara era un hombre bueno, sin saber contestar más nada. Solo no tartamudeo cuando dijo que militaba en la juventud comunista. Pues que sepan los chilenos, mientras su salario mínimo es aproximadamente 405 dólares, que en Venezuela es 6 dólares. Es justo reclamar democráticamente un aumento en Chile, pero no dejarse engañar con falsas constituyentes cubanas. Vean bien el de Venezuela es 6. Como está escrito 6 dólares, Las riquezas las reparten en la habana, para entre cosas financiar a los que destruyeron el metro de chile. Para financiar el asalto de Evo Morales en Bolivia, que le espera una revuelta ciudadana, por robarse en la cara de todos los procesos electorales.

PD. El usurpador del TSJ, de la banda de los enanos, Maikel Moreno, debe estar bien para enfrentar en La Haya el juicio por crímenes de Lesa humanidad, y en el mundo por ser el sostenedor de los carteles venezolanos de la droga, del oro, del petróleo, y de los asesinos de los indígenas en el arco minero.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com