end header begin content

opinión

Leocenis García

Yo no marcharé este sábado

14 noviembre, 2019

Las imágenes del Presidente de la Asamblea Nacional en el Metro son catastróficas. No lo son porque un fanático le grite; “vende patria” o “ traidor”, sino por algo peor: la indiferencia de los pobres a su presencia.

No hay nadie que siquiera le diga: “ayúdanos”.

No surge en el video donde su cuñado – intentando confundirse como uno más de los usuarios del mMetro – va diciéndole a la gente: “ese es Guaido”, alguien que siquiera le meta un papelito pidiéndole un favor.

Es el retrato de una clase política que de nada le sirve al pueblo.

El Presidente del Congreso va en medio de la gente; sin que esa gente sienta que la majestad de la Asamblea Nacional le sirve para nada.

Ni siquiera le meten una receta en el bolsillo.

Este sábado, sin embargo, al final de una marcha que los medios comprometidos con esto, intentarán inflar de gente que ya no marcha- bien porque se fue del país, o bien porque se fue del jardín donde se cultiva la esperanza- Guaido hablará.

Dirá que van a convocar unas elecciones por encima del régimen y a pesar de él. Que ese proceso tendrá la comunidad internacional, y que las elecciones presidenciales serán convocadas por universidades. Y bla, bla, bla.

Al final del día, nuestra tragedia quedará ahí intacta.

Toca ahora, queridos hermanos venezolanos, ponernos de pie para terminar con nuestra crisis. Encontrarnos, con el corazón abierto, para unir voluntades.

Pero al final de ese día, debemos admitir, para ser capaces de superar esta hora bochornosa que vive la nacion, que todos, en mayor o menor medida, somos responsables y copartícipes de este fracaso venezolano.

Maduro no es más que el producto final de un país muy podrido. Tanto como para que una parte votará por un señor sin oficio conocido, y otra parte se lo calará casi sin chistar. Solo porque alguien con micrófono para hablar, dijo que el tiempo de Dios era perfecto.

Sólo entre todos, ahora, seremos artífices de un cambio a fondo y de una transformación positiva.

Sobre estas ruinas, debemos construir todos juntos el hogar que nos merecemos. Sobre este país quebrado, levantar una patria nueva, para nosotros y para nuestros hijos. Sobre esta crisis que nos paraliza y nos carcome, debemos sacar coraje para sentirnos orgullosos y seguros de nuestro destino.

Y podemos elegir seguir esperando un Mesías, puesto por los americanos que se equivocaron con Guaido y se equivocan con otro. U simplemente asumimos nuestra responsabilidad.

A cada banquero, a cada trabajador, a cada joven, a cada empresario, a cada mujer, a cada jubilado, a cada militar, a cada buhonero yo le digo: hay un lugar vacante desde el cual se construye la nueva VENEZUELA.

Yo no marcharé este sábado. Cómo no van marchar los pobres.

Pero yo si voy a tumbar este gobierno. Porque tumbarlo quieren los pobres. Y no hay otra forma más que hacerlo sino haciendo que los pobres voten, y que nadie se lo impida. Ni Guiadó ni Maduro.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com