end header begin content

opinión

Mi homenaje a Carlos Canache Mata

19 julio, 2019

Síntesis de mis palabras en la sede del Colegio de Ingenieros de Venezuela en homenaje a Carlos Canache Mata

Introducción

Agradezco profundamente la invitación que un grupo de compatriotas me formulara para intervenir en este emotivo acto. Además de presenciar el homenaje a la memoria de ese venezolano de excepción que fue Andrés Eloy Blanco, es para mí un verdadero honor referirme a otro demócrata integral de este tiempo.

Me refiero al doctor Carlos Canache Mata. Compañero durante muchos años en el Congreso de la República en bancadas distintas, pero compartiendo siempre la enorme responsabilidad de la representación popular con honestidad y rectitud a toda prueba. La vida me ha dado la fortuna de contar con Carlos como amigo de antes y de ahora, en este momento de tanta angustia e incertidumbre que vive la República.

Este homenaje es más que merecido. Estamos saldando una vieja deuda, engrosada por el transcurso del tiempo, para con un compatriota de valía indiscutible, de una trayectoria impecable, ejemplo vivo para las actuales y futuros generaciones de compatriotas, esté en el campo de la política o en cualquier otra actividad de la vida nacional. No exagero.

La trayectoria

Carlos nació en Píritu, Estado Anzoategui. Sus primeros estudios fueron en su pueblo natal y en Puerto Píritu. El bachillerato fue realizado entre Barcelona y Caracas, en los liceos Fermín Toro y Aplicación. Con esas credenciales estudió hasta graduarse de médico en la Universidad Central de Venezuela y posteriormente en la Universidad de Madrid, España. A su regreso estudiaría en la Facultad de Derecho de la Universidad Santa María donde obtuvo el título de Abogado de la República. Pero no solamente eso, no me equivoco al afirmar que Canache es, además, un economista de formación propia, aficionado, condición que hemos apreciado en muchas de sus actuaciones.

Todo esto se dice fácil, pero que difícil era en aquella época, y todavía, venir de un pequeño pueblo de la provincia a la capital y desarrollar una vida pletórica de éxitos, de servicio público con integridad y honradez que nadie ha discutido jamás.

La política con P mayúscula

Carlos formó parte de aquella juventud inquieta que se enfrentó, asumiendo todo tipo de riesgos, a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Fue detenido en 1955 y luego desterrado. Primero a Méjico y de allí a España donde permaneció hasta su regreso al país a la caída de la tiranía.

En el gobierno de ese gran venezolano que fue Don Rómulo Betancourt, fue Secretario General de Gobierno en Anzoátegui en un tiempo de enormes dificultades. En mi memoria, a pesar de la distancia física ya que estaba en Maracaibo, el recuerdo del llamado “barcelonazo”, uno de los primeros intentos serios de conspiración contra el régimen puntofijista de entonces.

Canache inició una brillante carrera parlamentaria como diputado primero y senador después, representación que ejercía cuando el Congreso fue clausurado. Estuvo al frente de la fracción parlamentaria de Acción Democrática durante diez años, desde 1981 hasta 1991 y, entre otras responsabilidades, en mis cuatro períodos como Presidente de la Cámara de Diputados en el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, tuve el honor de que él fuera el Vicepresidente de la misma. Aún recuerdo el inolvidable día en que por haberse vencido el período constitucional y estando al inicio del quinquenio presidido por Luis Herrera Campins, le entregué la Presidencia de la Cámara luego de tomarle el respectivo juramente. Todo de conformidad con los pactos “escritos más no suscritos” de la época, heredados del ya inexistente Pacto de Punto Fijo.

Además de todo lo señalado Canache nunca abandonó la actividad propiamente partidista. Ya hicimos mención a su condición de jefe de la Fracción Parlamentaria durante largo tiempo en parte del cual me correspondió a mí la tarea de ser el jefe de la fracción de COPEI, por lo que debíamos mantener permanente y cercano contacto. Pero Carlos también fue Secretario Político del Comité Ejecutivo Nacional de AD, Secretario Nacional de Organización, Secretario General Nacional y Presidente de su partido.

En su haber hay una larga colección de ensayos, monografías variadas y escritos. Fue columnista de El Nacional y del Universal. Actualmente escribe semanalmente en varios medios impresos y digitales que muchos seguimos con atención.
Por todo esto y mucho más ratifico que Carlos Canache Mata es un político excepcional, con “P” mayúscula de cuya vida y trayectoria se desprenden ejemplos dignos de resaltar.

La Venezuela de hoy

Esta relación está hecha con el ánimo de recordarnos a todos la enorme responsabilidad que tenemos para con esta Venezuela en proceso de desintegración acelerada. Los males que padecemos están sobre diagnosticados. La conclusión es dramática. Estamos mal, muy mal y se caminará hacia peor hasta que seamos capaces de liquidar la usurpación que sufrimos, integrar un gobierno de transición que conduzca la nación, en el tiempo que sea necesario, a unas elecciones libres, integrales con todas las garantías indispensables para la reconstrucción democrática que tanto anhelamos.

Esto se dice fácil, pero es duro y difícil. Necesitamos con urgencia de una verdadera unidad, muy dinámica aunque tenga la diversidad propia de la vida democrática. El orden de los objetivos ha sido claramente señalado por la propia Asamblea Nacional, único poder legítimo existente en el territorio nacional. Tomado y trasmitido como propio por el Presidente (e) Juan Guaidó y la inmensa mayoría de la sociedad civil, es decir, partidos, organizaciones empresariales, laborales y sociales, por la Iglesia Católica y demás instituciones religiosas y, estoy seguro, por importantes sectores de nuestras fuerzas armadas en expectativa vigilante frente al acontecer patrio.

La Comunidad Internacional también sigue de cerca el proceso. En gran mayoría compartiendo nuestros objetivos y tomándolos como propios. Hay el convencimiento de que el régimen ha sido y será mientras se mantenga, un peligro activo e inminente para nuestros vecinos, para el Continente y buena parte del mundo.

Estados Unidos, Colombia y Brasil muestran solidaridad activa con la lucha que libramos. Ellos y el resto del Continente, con las pocas excepciones que conocemos, están en plena lucha y muy alertas por los peligros que se derivan de un régimen con tentáculos en su seno de las estructuras del narcotráfico, del terrorismo y que, además, padece de una corrupción sin precedentes y una notable incapacidad y competencia para atender y resolver favorablemente la crisis que a todos amenaza.

Estas preocupaciones no son las únicas. Se nos informa que a finales de este mes va a celebrarse en Caracas una nueva reunión del llamado Foro de Sao Paolo. Se trata de una organización fundada en la ciudad que lleva su nombre por los más connotados dirigentes de esa maligna tendencia socialista comunistoide que le dio nacimiento. Han perdido mucho poder e influencia en el Continente y el mundo. Se están equivocando al pretender adoptar, a estas alturas, como patrocinante casi único, al deteriorado régimen que hasta ahora ha gobernado a Venezuela. Vienen a darle respaldo de variada naturaleza y a exigirle un nuevo apoyo para tratar de reconstruir todo lo que han perdido. Debemos hacerles entender que no será posible. Se acabó. Este tiempo llega a su final dentro y fuera de las fronteras venezolanas.

Personalmente le pido a la Asamblea Nacional que se oponga a los propósitos de este Foro y declare personas no gratas a quienes asistan al mismo. Ya basta de toda manifestación de socialismo comunistoide que no se adapte plenamente a nuestro texto constitucional, el cual con las fallas que podamos señalarle, es la guía para la restauración democrática y la construcción del futuro desde este presente.

¡El futuro ya empezó!

Muchas gracias por su atención



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com