end header begin content

opinión

Leocenis García

Carta a la Asamblea Nacional

15 junio, 2019

Señores diputados:

Una vez más cayeron en la trampa.

Abandonaron el Congreso, y se lanzaron a las calles, aplaudiendo tipos en tanques, buscando el mejor selfie de una calle en llamas, una protesta o una pelotera callejera.

Todo ese disparate absurdo minó al Congreso. Del mismo modo que, en la conocida historia del rey desnudo, los únicos que parecen no verlo son ustedes.

Claro, siempre, habrá un párvulo, ojos desorbitados, rojo de vergüenza, que se atreva a decir lo que todo el mundo quiere disimular: El rey está desnudo.

La juramentación del señor Guaidó como supuesto presidente interino( fui el único dirigente de partido que no reconoció ese disparate) cuando menos, puso a los EEUU en una posición más importante que la de la oposición tradicional formal.

Dicho de otra forma, convirtió al Presidente Trump (y no a los jefes de la vieja clase política) en el líder frente a Maduro.

La diáspora del Psuv y el chavismo, ocupada hasta enero en los puñales cuyos filos en interno duelo ocupaban sus mentes y quehaceres, fue sustituida de golpe y porrazo por la unión ante la ya casi olvidada cantaleta del imperio, a quien hay que temer –según los acólitos de ese personaje salido de las cavernas que llaman Maduro – y no a Guaidó.

Así las cosas, optaron estos, como era de esperarse, por unirse y prepararse, ahora sí, para defenderse de EEUU y de su terrible sentencia -no menor cosa-que Venezuela, donde existen más capitanes de fragatas que navíos, y generales que pelotones, pudiera ser liberada con una de las opciones sobre la mesa.

Cuando se produjo recientemente la información del señor Guaidó que se negociaba con el régimen de el señor Maduro- el peor presidente de la historia del país-, las calles de Venezuela debieron llenarse de júbilo.

Digo mas: Millones de venezolanos debieron declararse en vigila permanente hasta tanto el señor Guaidó y los representantes de la vieja clase política, informaran las resultas de aquellos esfuerzos , y se pusiera punto final a esta locomotora que avanza sin frenos a un precipicio.

Nada de eso ha sucedido.

La gente parece tener muy claro que alguien le miente.

Un país sin la verdad es como un barco a la deriva, sin rumbo.

La voz Luisa Ortega Diaz, Fiscal General de la República, que curiosamente no aparecía en la transición que supuestamente Lopez comandaba con este general parlanchín que era jefe del Sebin, que por cierto, debe tener estrellas por caligrafía y no por batallas, aunado a las legítimas quejas de Diego Arria, Maria Corina y Ledezma, pintan todo un entramado de dudas sobre los nobles principios que mueven esas negociaciones.

Amén de las quejas de periodistas perseguidas o en exilio, como Nitu Pérez Osuna, Patricia Poleo, y un larguísimo etcétera.

En el pais , se ensayan fórmulas que nada tienen que ver con la verdad. Ustedes no son ya diputados de la República, sino unos chamanes de la política.

Un chamán es un engañador. Un sujeto dedicado a preparar fórmulas fantásticas para los miembros de una tribu, arrastrados en el lodo, sin ciencia, sin razón, cuya única alternativa es el conjuro, y la hechicería.

Un chamán rehúsa de la ciencia, del método científico. Un chamán es incompatible con política.

Un chamán se aferra al rito, a los brebajes y las hierbas, como un lobo incapaz de alimentarse sino a través del robo y el saqueo de la presa conquistada por otro.

El método del chamán (del brujo), es la conquista de aquellos que someten a los ciudadanos. El chamán no entra en escena para domar cuerpos, sino espíritus. Para él, las emociones son herramientas, y los deseos tienen prioridad sobre las ideas. La solución del chamán es creer que lo que él percibe es una realidad superior, donde sus deseos son omnipotentes. Donde A no es A. Donde sus aseveraciones (que son falsas), se vuelvan ciertas. Es la falsicación de la realidad objetiva.

Seguimos cayendo en contradicciones, que el pais ve claramente. Tanto ese soviets que llaman la ANC, presidido por el chavismo,como la AN se han convertido en dos recintos sin autoridad; uno tutelado por el señor Maduro , que ejerce de facto el poder constituido sobre el supuesto poder constituyente ; y otro tutelado por twitter, cuatro voces desde el exterior y una decena de comunicadores.

Pero seamos francos, señores diputados . Ustedes, están conscientes que en Venezuela no puede haber ningún cambio, incluso electoral, si antes no se pacta con la FANB.

Son los militares el principal partido de gobierno, y los verdaderos árbitros de facto del país.

Sino empezamos hablar de una ley de justicia transicional, sino hablamos de una ley de perdón. Del derecho a que el Gobierno una vez que salga del poder sea oposición política y no cadaveres en el cementerio ni presos en Ramo Verde, no habrá cambio.

Personalmente, creo que lo que está a punto de salir de más negociaciones que comanda el señor Guaidó, al no ser producto de un consenso en la oposición, va a terminar en un fiasco.

Aunque creo, que debemos retomar el camino electoral con garantías, porque sino las posibilidades que a Maduro se salga con la suya son altas. También estoy consciente que ustedes, serán sepultados pronto por el noble pueblo de Venezuela.

Tengo claro , que el tribunal del pueblo ha lanzado su suerte. Todo esta consumado. Ese pueblo es capaz de sacrificar su vida para salvar la de sus hijos.

Y ese pueblo va a pasarle por encima a todos.

Ustedes, y Guaidó se convirtieron en la última estafa de los dueños de los medios. Pero afortunadamente esos medios sólo son campañas vacías.

El país espera, una junta de transición donde esté lo mejor del chavismo y la oposición, elecciones libres anticipadas y una ley de olvido y perdón para civiles y militares.

Ese es el camino, en vez de una fuerza ciega desatada, que está a punto de estallar.

ProCiudadanos



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com