end header begin content

opinión

Alexander Cambero

¿El premio Hugo Chávez para Donald Trump?

23 enero, 2017

La política pragmática será la reina en los próximos años. Algunos creen que la presidencia de Donald Trump significa el finiquito del proceso revolucionario en Venezuela, sostenemos que los intereses harán posible que ambos poderes se entiendan. Aunque parezca una verdadera locura; las enormes diferencias tienen un enlace secreto que los une en el beso de la oscuridad: Wladimir Putin, el presidente de la federación rusa, es gran amigo del magnate norteamericano desde los tiempos cuando este trabajó en la administración de Boris Yeltsin, luego de ser principal asesor de Anatoly Sobchak, entonces presidente de la Diputación de Leningrado. Cuando Rusia se abrió a la inversión extranjera Donald Trump viajó hasta Moscú, para lograr inversiones de gran calado en el gigantesco país. Después de reunirse con miembros destacados del Kremlin, logró un encuentro con un emergente líder al que visualizó como el hombre clave para su éxito. Wladimir Putin lo llevó a recorrer sitios históricos de la ciudad. Caminaron hasta el café Pushkin. Tortas de hojaldres con aromáticas de frambuesas, entre bandejas de ensaladillas rusas. Los viejos antagonismos de la extinta guerra fría se estrecharon la mano, posteriormente ante la renuncia de Boris Yeltsin, se convirtió en presidente interino. Trump había acertado al escogerlo como el hombre fundamental para sus intereses. Seguramente recordaron el ambiente animado del encuentro moscovita, mientras la nieve era un blanco manto de calles de abrigos gruesos. Como podemos entender es una relación que tiene tiempo madurándose. Su visión de águila empresarial le indicó a quién buscar como accionista potencial en Rusia, esa alianza los hizo mucho más poderosos.

Lo que acaba de ocurrir con el proceso electoral norteamericano y la intervención rusa en su sistema electrónico, es simplemente el pago del favor en el tiempo. Sos demasiados los intereses que los unen, los que recorrieron las frías calles de Moscú en la década de los noventa lograron la cúspide política. Son sagaces y diestros hasta el punto de poder vencer las diferencias. Como muestra les dejo este dato: Putin concedió a Rex Tillerson en 2013 la Orden de la Amistad, una condecoración reservada para los extranjeros que han contribuido a la mejora de las relaciones con Rusia. Al frente de ExxonMobil, Tillerson reforzó la presencia en este país de las inversiones que auspició Trump hace años. En el 2011 Tillerson firmó un acuerdo con Rusia para la perforación en el Ártico que podría ser valorado hasta 300 mil millones de dólares. Este hombre es el flamante nuevo Secretario de Estado norteamericano. Es un hombre muy cercano al gobernante ruso, no es difícil imaginar que será el as de espadas en la relación de ambos países. Inclusive ha asegurado que después de Henry Kissinger y Donald Trump es el norteamericano más cercano a Putin. Ante semejantes antecedentes la jugada venezolana de concederle al presidente ruso Wladimir Putin el premio Hugo Chávez a la paz y la soberanía de los pueblos, es sin duda brillante. Dicha distinción busca un puente entre Caracas y Washington para sostener una relación de tolerancia. La idea es inteligente conociendo la estrecha relación existente entre el magnate y el viejo espía de la KGB. Trump llega a la presidencia de la mano del hacker que lograron hacerle al sistema electoral norteamericano que liquidó a Hillary Clinton. La tecnología rusa logró penetrarlos y jugar decisivamente a favor del socio. ¿Qué impide ahora que puedan mantener un trato tranquilo con Nicolás Maduro? El problema no es el gobierno venezolano, ellos están comprometidos con Wladimir Putin, ya que les deben la presidencia, sin olvidar que fue él quien les abrió las puertas para que invirtieran en Rusia, con ganancias cercanas a los ochocientos mil millones de dólares para las empresas de Trump.

Veremos sin nuestra cruel realidad pesa más que los negocios, dependerá de la diplomacia inteligente obtener un resultado satisfactorio. El gobierno venezolano picó adelante concediéndole el premio a Putin, que es como pedirle una ayuda para saldar diferencias con Trump. Que este allá escogido a Rex Tillerson como Secretario de Estado, quien se confiesa amigo intimo del presidente ruso es un síntoma raro. Por primera vez en la historia entre Washington y Moscú existen socios al frente de sus gobiernos, han ganado mucho dinero en los últimos tiempos. Esa estrecha relación la quiere poner a su favor la administración de Nicolás Maduro. Si existe en el planeta alguien que puede lograr que Estados Unidos no arremeta contra este régimen es el premier ruso. Aquellos que sueñan hasta con portaviones frente a nuestras costas se atragantarán esperando. Vivimos tiempos de pragmatismo ideológico. Todo cambia en el reino del camaleón…

[email protected]

@alecambero



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com