end header begin content

opinión

Adulación tradicional, patrioterismo, y el mecate nuclear

6 abril, 2015

Cada día ocurre en la Venezuela chavista algún suceso que llega a ser noticia, y nos sorprende porque de inmediato pensamos que es algo novedoso, inédito, pero tarde o temprano vamos a descubrir que -con algunas variantes en el tiempo, las circunstancias y los protagonistas- ya se han dado antes, y en sus respectivos momentos causaron sensación y la opinión pública estaba segura de que con ese episodio habían llegado al tope de lo imaginable, alcanzado el non plus ultra a partir del cual nada podría ser peor, ni eso que escandalizaba se superaría en lo cualitativo y cuantitativo. Sin embargo, lo insólito se repetía y aumentaba sus dimensiones, para establecer nuevos parámetros que a su vez serían superados por otros a posteriori.

opinan los foristas

Inseguridad. Sus cifras, por ejemplo, que para el año 1998 mostraron 4.500 asesinatos, dejando atónitos e indignados a los venezolanos de bien, que lamentaban que hubiera ocurrido tan elevada cantidad de crímenes mortales en la Venezuela de finales del siglo 20, dos años antes de ingresar al tercer Milenio, han sido progresiva e invariablemente superadas, y con cada estadística la sociedad pensó -erradamente- que se alcanzó el máximo posible, por deducción lógica de los compromisos del oficialismo, que diseñó decenas de planes de seguridad, aseguró que la guerra al hampa iba a ser implacable, afirmó a diestra y siniestra que ese grave problema estaba siendo atendido y resuelto, pero la Realidad se empeña en otros resultados, que evidencian las falacias e incapacidades tras cada cínica declaración, que necesariamente asociamos a las ejecutorias cómplices, que generan una impunidad del 94%, el control de las cárceles por parte de los presos y sus jefes, llamados pranes, y la irresponsable liberación de los delincuentes juzgados, cuando no han cumplido ni la mitad de sus sentencias.

1998 / 4.500 1999 / 5.868 2000 / 8.022 2001 / 7.960 2002 / 9.617 2003 / 11.342 2004 / 9.719 2005 / 9.964 2006 / 12.257 2007 / 13.156 2008 / 14.589 2009 / 16.047 2010 / 17.600 2011 / 19.336 2012 / 21.692 2013 / 24.763 / 2014 25.000 (*1)

Inflación. Revisamos noticias y artículos de opinión del pasado reciente, y sentimos injustificadas las alarmas que se activaron cuando la Inflación alcanzó el 10%, porque luego ese porcentaje quedaría como preferible al alcanzar la inflación el 20%, lo cual a su vez lució aceptable al enfrentar golpes inflacionarios de 30%, 40%, 56,2% en el 2014, este año se calcula que la inflación puede acercarse al 70% (y en algunos rubros podría pasar del 100%). De modo que si nos ofrecieran hoy bajar la inflación a los niveles que tenía hace 5 o 10 años, lo aplaudiríamos, a pesar de que en esas fechas de hace uno o dos lustros, rechazamos esos porcentajes de Inflación, por considerarlos entonces insoportables. Y si mantenemos en el poder a los incapaces que han implementado las políticas económicas intervencionistas y contraproducentes, que han producido la actual situación de escasez, desabastecimiento, colas, bachaqueo al por menor y al por mayor, vejaciones a los ciudadanos, privilegios a los camaradas, moneda envilecida a una milésima del poder adquisitivo que tenía antes de iniciarse esta falsa e indolente revolución, es muy probable que a vuelta de poco tiempo añoremos ese 56,2% de inflación que prevaleció en el 2014. Cuando un bollo de pan nos cueste 30 bolívares, vamos a echar de menos su precio actual de BsF 6, y cuando tengamos que llorar por los asesinatos de siete familiares o amigos, sentiremos que estábamos mejor cuando sólo sufríamos por la pérdida de dos seres queridos.

Patrioterismo. Una simple orden de prohibición de ingreso al territorio de los EEUU y de acceso a potenciales cuentas bancarias en esa misma jurisdicción, firmada por el presidente Barack Obama contra siete funcionarios del régimen chavista, vinculados a violaciones a los Derechos Humanos y delitos conectados con el blanqueo de dinero en bancos de Suiza, Andorra y España, ha producido una reacción desproporcionada de parte de altos personeros del gobierno venezolano, que deliberada y sospechosamente tergiversan las razones legales que motivan y respaldan la orden presidencial estadounidense, que tiene además origen en deliberaciones y acuerdos del Congreso de los EEUU, y obviamente, también en las investigaciones y expedientes que durante muchos años han elaborado los organismos encargados de velar por la Seguridad de EEUU, que seguramente contienen no sólo las concretas informaciones sobre los milmillonarios depósitos en dólares a nombre de venezolanos de carne y hueso, en los bancos HSBC de Suiza, BPA Banca Privada de Andorra (pequeño Principado en Los Pirineos, entre España y Francia), y el Banco Madrid, filial del BPA en la capital española, sino las valiosas informaciones provenientes de los Discos Duros y Pendrives que manejaban los jefes de las FARC Raúl Reyes y el Mono Jojoy, informaciones que demuestran los vínculos de funcionarios venezolanos con la guerrilla terrorista colombiana y el narcotráfico a escala hemisférica, a lo cual se suman las declaraciones de Rafael Isea y Aponte Aponte, ex magistrado del TSJ, las recientes ante la DEA -Drug Enforcement Administration-, del Capitán de Fragata Leamsy Salazar Villafaña, el escolta de más confianza de Chávez (luego fue escolta de Diosdado), y su esposa, la Capitán Anabel Marina Linares Leal, ex directora del Banco Bicentenario y ex secretaria de Rodolfo Marco Torres, alto funcionario de finanzas del régimen, vinculado a los importantes depósitos en Europa. El Presidente de los EEUU no anda encadenando todas las estaciones de Radio y TV a diario, para hablar paja, adulterar la verdad y ofender a quienes no lo respaldan. Tras cada breve y muy concisa declaración suya están informaciones comprobadas, de buena fuente, provenientes de oficinas y equipos humanos de expertos en cada materia y, muy esencial, no viaja a ninguna capital, incluida La Habana, a recibir órdenes, para saber qué decir y qué hacer. Por algo Raúl Castro y la nueva Nomenklatura cubana llevan años cuadrando el acuerdo con EEUU que les permita sobrevivir, sin morir en el intento (ni que las nuevas generaciones de la isla se los lleven en los cachos).

Hay un frenesí patriotero en torno a la orden de Obama, a la cual adulteran, dándole visos de inminente invasión gringa a lo que apenas señala a 7 funcionarios impedidos de ingresar a los EEUU o efectuar transacciones que involucren a la red bancaria de ese país. Ridiculísimo montaje bélico con el que además pretenden desviar la atención, para que no sigan los reclamos y el creciente descontento por el desastroso estado económico de Venezuela. No sólo refleja preocupantes similaridades con el irresponsable enfrentamiento armado con el que otra dictadura militar trató de evitar su propio colapso en 1982, la de Galtieri cuando envió a una muerte segura e injustificada a cientos de argentinos (tan sólo en el buque Belgrano 320 murieron, sin disparar un tiro), para de todas maneras sufrir una humillante derrota ante el Reino Unido (y el rechazo de la población de esas islas, Falkland para UK, Malvinas para Argentina), y desplomarse al año siguiente ese criminal régimen militar, basado en la prepotencia de las armas y en las arbitrariedades propias de quienes no respetan a los civiles ni saben de tolerancia y de Democracia. Pero encontramos antecedentes hace más de un siglo, nada original en esto de intentar tapar morosidades y violaciones de todo tipo, con guapetonerías destempladas y patrioteras. Revisemos, por ejemplo;

El 14 de diciembre de 1908, el Consejo Municipal de Barquisimeto, “órgano caracterizado de su soberanía autonómica y eco de su patriótico sentimiento”, como decía la manifestación firmada por su presidente, José Tomás Peñuela, aprobó una declaración contra el gobierno de Nueva Zelanda, que exigía el arreglo forzoso de sus negocios con Venezuela. La Declaración dice; “En nombre de nuestro continente y en nuestro propio nombre, del fondo de nuestros pechos, la más enérgica, patriótica y altiva protesta contra quienes, olvidando los más triviales postulados del Derecho, apelan con los amagos bestiales de la fuerza y ejerciendo actos de piratería, y sin previa declaratoria, apresan en aguas, reputadas en Derecho como partes del territorio, un indefenso guardacostas, ordenando a su capitán arrear la bandera invencible de la patria” (sic).

Esta declaración del Consejo atendió al llamado que desde Caracas hizo el general Juan Vicente Gómez, Vicepresidente de la República, y en la Legislatura de Lara el general Carlos Liscano, presidente del estado, cuando ambos pedían “como única forma para la lucha, la unión de todos los venezolanos en torno del poder”, señalando como única consigna: “Honor y Patriotismo”. En su declaratoria, el Consejo invocaba “el recuerdo de quienes dieron su vida por nuestra independencia, sintiendo revivir en nuestra sangre, los gérmenes vitales que fecundan en espléndidas germinaciones de heroísmo, de nuestros prohombres regionales: Lara, Giménez, los Torres, Iribarren y Genaro Vásquez”, declarando poner el pensamiento “en el ilustre jefe de la Nación, Benemérito General Cipriano Castro, quien sabe conservar en Arca Santa el tesoro legado por nuestros libertadores, y ha puesto en nuestros puertos, como un antemural de acero, el toledano de su espada para mandar: ¡ Atrás ! a los conculcadores del Derecho, piratas del siglo, que amagan lo que supone debilidad de un pueblo, al cual robustecen la unión, el derecho y la justicia”.

Las hiperbólicas y almibaradas parrafadas anteriores aparecen en el libro “Aconteceres de la aldea”, 1998, de Ramón Querales, Cronista Municipal, en edición del Concejo del Municipio Iribarren, para mayor ironía, pues la rimbombante muestra de patrioterismo y adulación supremos surge de ese mismo ente barquisimetano, noventa años antes. Citemos la opinión de Querales sobre la muy patriotera declaración de 1908; “Una lectura poco atenta de esta “patriótica” declaración seguramente podría concluir en que esta gente del Concejo Municipal de 1908 estaba animada de un espíritu ardientemente nacionalista y antiimperialista pero no creemos en tan remota posibilidad: aquí simplemente se trataba de halagar al gobernante de turno y a quienes, en Caracas o en Barquisimeto, le servían incondicionalmente. Los ilustres ediles barquisimetanos, cualquiera que fuere la inspiración originada en Miraflores para lograr los favores políticos de quien detentara la presidencia, seguían dóciles al viento favorable de la aclamación al jefe de la causa. Así había sido con Páez, con los Monagas, con Crespo, y así era con Castro y fue después con Juan Vicente Gómez”.

Extrapolando a la situación actual, descubriríamos que cambian las fechas, las ropas, modales, y sobre todo el entorno tecnocientífico que nos permite comunicarnos con inmediatez y sin fronteras, en vivo y directo, a full color y en diversos formatos (redes, medios tradicionales, portales electrónicos, etc), pero los adulantes, los oportunistas y el patrioterismo persisten y mantienen permanente presencia en los países más subdesarrollados del planeta. Aquellos donde existe mayor retraso socioeconómico y constantes violaciones de las normas básicas de la civilización, muestran mayor tendencia a producir estas histéricas reacciones orquestadas desde las alturas del poder, para desviar la atención de las dos caras de la Realidad: la de los graves problemas que la pésima gestión de 16 años ha generado, y la de los señalamientos que hace ante el mundo entero, la nación más poderosa en lo político, lo económico y lo militar, sobre los riesgos que la conducta del régimen chavista generan para la seguridad de EEUU. Los nexos y las triangulaciones de dinero, petróleo y uranio, entre Venezuela, Argentina e Irán (que reaparecen con el reciente asesinato del Fiscal Nisman en Buenos Aires), las conexiones con el narcotráfico internacional (el escándalo que involucra al personal de nuestra embajada en Kenya, envío de drogas en valija diplomática, fuga del embajador Carrillo, asesinato de la encargada Fonseca, detención y juicio al Secretario Sagaray (*2), 1.320 kilos de cocaína en 32 maletas en un avión de Air France que salió de Maiquetía, y esa enorme e ilegal carga fue detectada en París), los depósitos de miles de millones de dólares de origen ilegítimo, en esquemas de blanqueo de capitales (en los Bancos HSBC, Privado de Andorra, y otros paraísos fiscales), y las cédulas y pasaportes acreditando como venezolanos a miembros de Hamás, Hezbolah y otros grupos terroristas internacionales, todo lo cual configura delitos que conciernen y perjudican directamente la Economía y la Seguridad de los EEUU.

Amenazas y firmas. La cursilería en esta nueva truculencia para tapar la Corrupción y otras violaciones al marco legal, nacional y mundial, alcanzó el umbral del delirio cuando Maduro declaró que “si el pueblo venezolano decidiera tomar las armas, eso representaría el final del imperio estadounidense”, acompañado de un impresionante despliegue militar que mostró al mundo un misil amarrado con mecate, y un ejercicio que incluía armas de madera y dejó un saldo de 1 muerto y 2 heridos por el vuelco y explosión de una tanqueta, con el “enemigo” sin salir de su territorio, al norte del continente. Si al Pentágono no le bastara con esa imponente demostración de superioridad militar, el régimen prepara en paralelo la ofensiva de recoger “millones” de firmas para exigirle a Obama que derogue la Orden contra las Carmelitas de los pies descalzos, con misales y rosarios depositados en Suiza, Andorra y España. El mismo día en que el Mariscal Jorge Rommel Rodríguez anunciaba que ya habían recogido 5 millones de las potentes firmas, Reyes Reyes -más cableado a tierra y obviamente sin coordinar declaraciones con el estratega estrella de la roboilusión, declaró que llevaban 800 firmas en Lara. Evidente la falta de proporcionalidad entre lo que uno reconoce haber logrado en un Estado, y lo que el otro cuantifica para todo el país. Los EEUU tienen 320 millones de habitantes, y estoy seguro de que por lo menos la mitad firmaría -sin amenazas ni chantajes del gobierno- un documento exigiéndole a Maduro; A. Que cambie el rumbo, recordándole que este modelo ha fracasado ya en las 4 docenas de países donde fue implementado. B. Que respete, deje de insultar y de reprimir a todos los que no lo apoyan acrítica e incondicionalmente, que deje de Violar los Derechos Humanos y las Libertades de Expresión e Información. C. Que muestre en Panamá las pruebas de todo lo que ha afirmado sobre los golpes y atentados contra el régimen chavista, la participación de EEUU y otros países en esos planes golpistas y magnicidas, y que justifique ante el mundo las cuentas milmillonarias de funcionarios chavistas en paraísos fiscales, por cuya defensa pone al país en tan truculento y ridículo zafarrancho de guerra.

Por su parte, Obama pudiera obsequiarnos con un compendio de las informaciones que respaldan sus señalamientos de funcionarios chavistas como violadores de DDHH y como involucrados en depósitos de dineros de procedencia ilegítima con fines de blanqueo en los bancos que permiten esas operaciones tan poco éticas y socialistas, y los específicos elementos que convierten al país -sistemáticamente destruido por el régimen castrochavista- en un serio riesgo para la seguridad de los EEUU (como otros a los que ha denunciado antes).

*1: http://htr.noticierodigital.com/2014/01/inseguridad-negarla-ocultarla-minimizarla-culpar-a-las-victimas/

*2: http://htr.noticierodigital.com/2012/08/crimenes-con-amnesia-o-narcoparchas/



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com