end header begin content

opinión

Héctor Tosta-Agreda

Pobre hombre, pobre país

28 septiembre, 2014

Mi familia era increíblemente acaudalada, rica a más no poder. Tristemente mis padres y tíos fallecieron en un accidente aéreo y como yo no estaba en ese desafortunado siniestro, heredé todo. Yo nunca produje nada, pero en solo un segundo me convertí en el hombre más rico de Venezuela.

opinan los foristas

Me encontraba con más de BsF. 1000.000.000,oo en efectivo, con más de $ 45.000.000.000,oo en billetes, con espectaculares diamantes y las mas insólitas joyas y obras de arte desde Da Vinci a Picasso. Heredé más de 20 suntuosas casas y espectaculares fincas, 12 plantas de producción y procesamiento de alimentos y la empresa constructora mas grande del país.

¿Qué hacer con mi riqueza? Bueno, yo era huérfano, pero tenía un bojote de amigos y a ellos los puse a cargo de todas las empresas. “Son mis amigos, no me van a dejar mal”, pensé.

Pero el dineral en efectivo y las joyas no se las iba a confiar a nadie y mi inteligencia me aconsejó que para resguardar esa inmensa fortuna -ya que desconfiaba de los bancos- debía asegurar todo en una caja fuerte en uno de los sótanos de mis lujosas mansiones.

Adquirí e instalé una caja fuerte marca Scrooge -similar a la que tiene el banco estadounidense JPMorgan Chase & Co- y en ella guardé todos mis tesoros. Y de nuevo con lo que tengo de astucia contraté los servicios de PricewaterhouseCoopers para que auditaran con exactitud mis increíbles riquezas, y así lo hicieron, dejando constancia de ello a todo el mundo.

Por mi inhabilidad de conducir aunque fuera mediocremente las empresas que heredé y la broma que me echaron mis amigotes, que las quebraron todas, tuve que acudir a créditos nacionales e internacionales para poder pagar no solo mis ilimitados y superfluos gastos, a mi que no me fastidien: yo solo viajo en mi Airbus A319CJ, de otra forma no es viajar. Se me olvidó también que tenía que pagar el sueldito de los más de 12.000 empleados de mis empresas y fincas, pero esto no me preocupa tanto, total a donde van a ir a trabajar, que se aguanten.

La banca gustosamente me otorgó los préstamos que requería, ya que confiaban no solo en la auditoría de PricewaterhouseCoopers, sino también en la extraordinaria caja fuerte que tenía. Yo iba sobrado.

Pero malbaraté todo el dinero que me habían prestado y tuve que solicitar más. En ese momento la banca me dijo que si, si me iban a prestar más, pero que pagara aunque sea el 20% de lo que debía. Luego de varias reuniones me vi en la obligación de confesar a todos mis acreedores, que aunque sí tenía como hacerlo, no podía en el momento ya que había extraviado los números de combinación de mi caja fuerte. A lo que ellos replicaron que conocían a extraordinarios expertos estadounidenses, británicos, holandeses, alemanes e israelitas que en no más de dos días, lograrían abrir mi bóveda.

Contacté a los experto y el costo de sus honorarios del 10% de lo que hubiera en la bóveda, para mí inaceptable, y además a mi no me gusta hablar inglés, alemán, holandés o hebreo. Ya veré de donde saco el dinero, total mi Airbus todavía funciona y tengo mujeres como arroz, pa´eso sí son buenos mis amigotes.

Pasó el tiempo y no hice nada por conseguir como abrir mi caja fuerte y me encontré que por mi testarudez e imbecilidad, soy un hombre rico que no tengo acceso a mi riqueza. Entonces un amigo mío me dijo: “luego eres un pobre hombre”.

Pues bien, resulta que Venezuela, lugar donde tengo mis riquezas, tiene también las suyas. El Ministerio de Energía y … del Poder Popular Entregado A La Suprema Felicidad, de verdad ese es el nombre, ha validado que Venezuela tiene las reservas petroleras y gasíferas probadas más grandes del mundo, que cifra increíble, 316.000.000.000,oo de barriles de petróleo y más de 150 billones de pies cúbicos de gas cifra muy superior a Arabia Saudita . Bueno, esta cifra difiere de RYDER SCOTT, ya que la última vez que certificaron a Venezuela fue hace más de 10 años, pero ese no es el punto, tenemos increíbles riquezas.

Venezuela desde hace mas de 15 años también perdió los números de combinación para extraer nuestras riquezas, y resulta que los expertos que pueden ayudarnos a extraerlas son también estadounidenses, alemanes, holandeses o británicos.

Venezuela contactó a los expertos y el costo de sus honorarios del 10% de lo que hubiera en la reserva petrolera y gasífera era inaceptable, y además a nosotros no nos gusta hablar alemán, holandés y menos inglés. En pocas palabras, Venezuela se encontró que por su testarudez e imbecilidad, era un país rico que no tiene acceso a su riqueza. Entonces un amigo mío me dijo, “luego eres un pobre país”.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com