end header begin content

opinión

Adulterio, zurricidio y otras exquisiteces

29 agosto, 2013

Se denomina adulterio a la situación irregular en que incurre quien, estando casado, matrimonialmente atado a su cónyuge, se permite mantener relaciones extra-matrimoniales con otra persona, distinta de aquella que representa su cruz y su karma, le monta cachos a quien por ley tiene lo que pudiéramos llamar la «prioridad de uso» (y de abuso, a menudo y para desgracia de muchos). Hay otras sociedades donde legalmente se permite y se estimula la poligamia, la posesión simultánea y autorizada de varias mujeres. En Kuwait, ante la elevada cifra de mujeres solteras (y con poco chance), hubo un tiempo en que el gobierno se dio a la tarea de auspiciar que los hombres tomaran una segunda y hasta una tercera esposa, a fin de brindar la felicidad conyugal a muchas, a quienes el tren de la unión heterosexual dejó esperando en más de una estación. La evidente desventaja se deriva de calarse más de una suegra y quién sabe cuántos cuñados, que por naturaleza son pedigüeños y fastidiosos. Pero no deja de tener su atractivo eso de poder disfrutar de varias féminas a la vez, sin posibilidad de reclamo, ya que el propio Estado bendice tan singular y divina guachafita.

opinan los foristas

En nuestro caso muy particular optamos por alcanzar una condición intermedia entre lo permitido aquí y allá, de forma que cometemos adulterio manteniendo un delicado equilibrio para evitar ser sancionados por las leyes y por la cuaima. Somos infieles en el plano de la fantasía, y nos permitimos mantener íntimas y exquisitas relaciones extramatrimoniales con caramelitos de la talla de Dayana Mendoza, Gaby Espino, Catherine Fullop, Fabiola Colmenares, Carolina Perpetuo (¡ Divinas !) sin que tribunal alguno pudiera producir por ello alguna sentencia en base al delito adulterino, toda vez que de hecho no se ha producido, ni existe ley que nos prohíba «echar canas al aire de pensamiento», salvo en el mundo eclesiástico, y allí las faltas se arreglan con tres padrenuestros y dos avemarías, que siempre serán preferibles a la cárcel o el divorcio.

El vocablo «cidio» significa muerte, y la específica referencia dependerá del vocablo que la anteceda. Así, Homicidio, señala que se ha cometido la muerte de un ser humano genérico, (hombre, mujer o intermezzo). El término Parricidio se refiere a los asesinatos de papi o mami (Uf, ¡ qué familia !), y Filicidio implica que a algún progenitor se le agotó su instinto paternal o maternal, al tener que enfrentar las constantes malacrianzas y travesuras de su querubín (ganas de cometer tales crímenes asaltan a menudo a quienes deben soportar rockeros ácidos, regatoneros, vagos con adicciones, y otras lindezas que por allí deambulan). Uxoricidio es el crimen fatal cometido específicamente contra la esposa, de forma que también puede llamarse, en lenguaje coloquial, cuaimicidio. Cuando el crimen tiende a la sistemática eliminación de gran parte de un conglomerado social, de un pueblo, de una tribu, se denomina Genocidio, (los libros clásicos de la Historia lo llaman cariñosamente «Conquista y Colonia» ó el Tercer Reich). Y si se trata de mandar al más allá a un altísimo dignatario, monarca, Papa o presidente, el término oficial es Magnicidio. Pero como de un tiempo para acá el control de calidad ha venido mermando notablemente en la confección de algunos de estos jefes de Estado, la terminología ha variado correspondientemente, adaptándose a lo que parece ser la substancia que prevalece en la hechura y funcionamiento de estos mandatarios, la zurra, por lo que la eliminación física de alguno de estos bastardos pasa a ser calificada como Zurricidio o Cacacidio. Aunque en Venezuela la mala calidad también es característica de los magnicidas y zurricidas, trayendo como consecuencia que un mismo grupo selecto de francotiradores estuviera por catorce años intentando asesinar al comandante mejjmo, y ya lleva los ocho meses de este año 2013 tras el triple ilegítimo, sin haber hasta ahora disparado siquiera un tiro. La cuestión empezó en 1999, y desde entonces, a pesar de que hasta lo promocionaban en Aló Presidente y con declaraciones de altos voceros del oficialismo, a nuestros zurricidas en potencia les ha faltado definición en cada uno de los cuarenta y tres intentos formalmente denunciados. Juan Barreto, Bernal, Rodríguez Chacín, Diosdado y Carreño llegaron a encariñarse con los perseverantes zurricidas y hasta les asignaron una subvención mensual de la partida secreta, porque saben que los tipos en cuestión son de los muy pocos venezolanos que aun consideraban presidente a Chávez, o consideran primer mandatario al que pide que lo ausculten con telescopio, y habla de millonas de seguidores, cuando en realidad le queda puro sencillo de chichero.

Y para el PSUV siempre será preferible que lo eliminen, a que salga como corcho de limonada por la abrumadora votación democrática en elecciones libres, a pesar de los multicedulados y las carantoñas electrónicas del CNE. Pero la mayor dificultad que enfrenta un francotirador anticastrista, lo que le ha impedido halar el gatillo, es que le exigen que coloque el proyectil en una mano presidencial, que si fuera en el pecho y con lo grandotes que han sido los dos últimos, la cuestión se simplifica. Una y cien veces les explican, con paciencia de maestra jubilada: «Apunten bien y le dan en la mano (especificaban en la derecha, cuando era con el finado, recordemos que él era zurdo). Cuando levante los dos brazos y diga, por enésima vez, que el Imperio es el culpable de todos nuestros males, esa será la señal para que le disparen a la mano, lo demás corre por cuenta nuestra». Por ello, en Venezuela llevamos casi quince años ante un caso más bien insólito; el primer MANICIDIO de la Historia, así, sin la G.

No puedo ser acusado de presunto adulterio, porque permanezco del lado de acá de la línea a partir de la cual la «dama ciega» pudiera tomar cartas en el asunto. Ni mi propia mapanare conyugal puede castigarme por las libertades que mentalmente me tomo, y acepta conforme, una situación en la que le toca la mejor parte, toda vez que a ratos, en mi pensamiento estoy con Dayana, Gaby, Catherine, Fabiola o Carolina, pero en cualquier momento que a mi cuaima se le antoje «cualquier cosa», sabe que controla mi cuerpo y mi mente, y los dos gozamos, no digo una sino varias, con lo que son las otras las que se lo pierden, y por ello les pido disculpas.

Pero sí participo de un delito gravísimo, para el cual no encuentro escapatoria, y me temo que voy a ser enjuiciado (junto a varios millones para colmo de males más de la mitad del país, por lo que, más que la sentencia, me angustia el hacinamiento en que nos vamos a encontrar la infinita cantidad de reos del mismo delito, para quienes el gobierno habrá de construir una mega-cárcel, frente a la cual Cayena o Yare parecerán balnearios mediterráneos). Ocurre que yo tampoco soportaba a Hugo Chávez, ni soporto a Maduro en la primera magistratura, ni siquiera los habríamos soportado en la Junta Directiva del Club de Leones de Higuerote, o en el Concejo Municipal de Timotes, ni en posición alguna desde la cual puedan seguir haciendo daño al país y a su gente. El oficialismo se empeña en colocar obstáculos a las salidas democráticas, inhabilita, malversa dineros y recursos del Estado en las campañas gubernamentales. En mi juicio particular, la Fiscalía (a cargo de esa ilustre magistrada con dos apellidos paternos y Postgrado en Ceguera, ante los múltiples atropellos que el régimen chavista ha cometido y sigue cometiendo) habrá de acumular otras graves faltas, toda vez que junto con muchos millones de compatriotas, cazadores de harina Pan-aceite, papel tualé, Prosperidad y Convivencia, estoy convencido de que no basta con sacarlos de la presidencia, del gobierno y de todas las Instituciones; Que deben ser juzgados y condenados por los múltiples delitos que han cometido, entre los cuales destacan la siembra de odios, la instigación a la violencia, las masacres (en especial la del 11 de abril del 2002) los múltiples atropellos, su enfermiza Homofobia, la negligencia criminal y el cinismo que han mostrado desde el deslave de Vargas, a la constante y creciente Inseguridad que ellos permiten y estimulan, la corrupción ilimitada en perjuicio de los dineros públicos, sin excluir la perversión de las esperanzas que la mayoría depositó en ese “socialismo” asistencialista, demagogo e incapaz, inspirado en el estalinismo cubano, traicionando el mandato popular de profundizar la Democracia, generar bienestar, administrar bien, y buscando en vano imponernos una anacrónica autocracia en la que privan las arbitrariedades y el resentimiento que comparten sólo un grupúsculo de incondicionales, anclados en el pasado y sus derrotas.

Como están las cosas, con un país inmune a sus criminales intimidaciones, con el recuerdo en carne viva de sus delitos, sus bravuconerías, sus alianzas con la escoria del mundo, su despilfarro de miles de millones de dólares con los cuales se habría podido resolver satisfactoriamente buena parte de los graves problemas de nuestros compatriotas, con los propios seguidores de estos gorilas mal clonados, hastiados de tanta paja e ineficiencia, es un millón de veces más probable que yo levante, de verdad verdad, a Gaby, Fabiola, Carolina, Catherine y Dayana, las cinco a la vez, a que estos gorilas que nos desgobiernan logren concretar la dictadura con máscara de revolución bonita, con la que inútilmente pretenden torcer la Historia en pleno siglo veintiuno. En la Venezuela posterior a Chávez, y al torpe y patético sucesor escogido en La Habana, ¡¡ sí vamos a caber Todos !!.

Podrá inventar pajaritos, golpes e intentos de asesinarlo, podrá inventar platillos voladores y marcianos oligarcas, pero ningún invento lo salvará de la derrota en diciembre en las Alcaldías. Muerto el perro, se acaba la rabia, aunque deje un cachorro ignorantón, torpe, manipulado por el castrismo, y respaldado por los que desangran el erario nacional y demuestran con sus conductas que «ser rico es malo», por eso se esmeran por no ser ricos sino multimillonarios, con una ambición ilimitada y sin ningún escrúpulo para robar y mentir.

Seguimos esperando ver; la Partida de defunción de Tiburón Uno, la Partida de Nacimiento de Cazón Dos, y el Debate al que retaron a la oposición.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com