end header begin content

opinión

Marigüitar es libre

26 junio, 2012

En la Venezuela de estos tiempos, el temor, el chantaje y el abuso de poder presionan al ciudadano día a día. Lo obliga a esconderse, a no expresarse, a no participar.

opinan los foristas

Este ciudadano es chantajeable porque depende de un empleo, beca, crédito, u otra dádiva de entes gubernamentales. O su conuco-parcela o peñero, depende del chantaje del crédito subsidiado.

En múltiples estudios he visto que tener un empleo de calidad es la principal aspiración del venezolano. No aspira una dádiva. No es verdad que le gusta ser mendigo. Ese empleo de calidad le permite no solo vivir bien sino ser independiente, libre de escoger y expresarse.

Esto a mi parecer queda claro al ver los resultados electorales en dos parroquias del Estado Sucre. Marigüitar voto 25,7% del REP en las primarias (el más alto del Estado) y Güiria sólo votó el 6,7% (uno de los más bajos). Distantes la una de la otra. Pero con una población con un nivel educativo relativamente similar y con un pasado socioeconómico no especialmente diferente. Es decir, no es que uno es Chacao y el otro barlovento.

Sin embargo la diferencia en cómo se expresan se debe en gran medida a la independencia de los trabajadores. Los Güireños trabajan principalmente en el gobierno, PDVSA, y sector agrícola y pesquero. Es decir en gran medida sufren el chantaje y presión descritos en el segundo párrafo. Por el otro lado, en Marigüitar, en gran medida trabajan directa o indirectamente para la enlatadora de alimentos polar. No es que Polar los adoctrine, es que estos trabajadores tienen la tranquilidad de un empleo de calidad y son libres de tomar posición, de expresarse.

Cuanto quisiera que Yaguaraparo, Irapa, Güiria, Araya, Casanay y demás pueblos de mi estado tuviesen plantas de Polar o Toyota. Como cambiaría la vida de los ciudadanos si nuestro Estado fuera receptor de inversiones privadas en pesca, turismo, agricultura, etc. O si tuvieran acceso a microcréditos privados, los cuales no les llegan porque el gobierno para «protegernos» controla la tasa y por tanto los bancos de microcréditos están pasmados y no llegan a lo profundo de nuestro estado. Por tanto les toca ir al prestamista (excesivamente caro) o al chantajista con el crédito del gobierno.

Hay un camino para la prosperidad, para el empleo de calidad, para que nuestros ciudadanos puedan ser libres del chantaje y de la pobreza, y por tanto tengan la opción de escoger el camino de la virtud. Ya los venezolanos lo están conociendo y lo escogerán, sufriendo presiones o no.

[email protected]

@PaulElguezabal

 



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com