end header begin content

opinión

Intervencionismo criollo

13 marzo, 2011

Estos carnavales disfruté discutiendo por twitter con un psuvista funcionario de rango medio-alto de Cumaná, un revolucionario de conciencia, crítico del gobernador y alcalde, quien denunciaba que “En el Mercado Municipal de Cumaná hay leche en polvo: a 35 Bsf el Kg” y clamaba por el Indepabis. Intenté explicarle que atacar estos vendedores (semi)informales solo hará desaparecer el producto y nos obligará a todos a hacer las colas de mercal. No sé si fue un error escribirle pero disfruto debatir y, con sus altibajos, este estuvo interesante.

opinan los foristas

Les trascribo algunas de las conclusiones de la misma para pensar en la construcción de la Venezuela post-socialista. No será fácil con los socialistas de hoy y tanto intervencionismo cultivado del pasado democrático. El cual se evidencia cuando se critica a este gobierno por “controlar mal” la economía y no por controlar, a secas.

Él decía que la leche escaseaba por culpa de los “especu-acaparadores”, que deberían ir presos. Siguiendo esa lógica ¿Por qué, si existen esos seres malvados, la leche no escasea en otros países? Simplemente, porque los ciudadanos de otros países pueden invertir con confianza de que no les impondrán controles de precio, ni expropiarán, que tendrán un Estado de Derecho que les garantice igualdad ante la ley y protección ante robos y fraudes, que no tienen que esperar 18 meses para registrar y arrancar legalmente una empresa, que no tienen que sobornar a ningún funcionario que le de permiso para producir y así su plan de negocio esté acorde a la planificación del Estado (especie de ser supremo que “sabe” qué y cuánto producir). Estas, entre otras garantías, facilitan la decisión de invertir.

Esa inversión estará alerta de cualquier oportunidad de renta, buscará donde exista la mayor rentabilidad (especulará), y entrará a competir. Esa competencia termina bajando (controlando) los precios, porque el consumidor comprará el producto que mejor satisface sus preferencias, ya sea el del mejor precio, calidad o característica específica. De esta manera, sólo la competencia, por ser el que le venda a los consumidores para así obtener la mayor ganancia, controla la inflación y satisface la diversidad de preferencias de los consumidores.

Claro está, con un gobierno que no garantiza estas mínimas condiciones, la competencia está limitada. Por tanto, los pocos bienes producidos no alcanzan, ni tienen la variedad que el consumidor demanda y tienen altos precios. ¿Cómo el dueño del abasto va a vender un producto a pérdida? No puede. Y a él no le interesa que lo venda el buhonero. Pero como él es formal no puede incumplir la ley (injusta) porque si no es sancionado por el Estado. Donde la máxima es “si los controles no funcionan, entonces hacen falta más controles”. Afortunadamente, ya la gente no se cree el cuento de que la culpa es de los “especu-acaparadores”.

Sólo espero que los venezolanos aprendamos las lecciones de lo que no se debe hacer, y que todo lo que nos huela a intervencionismo sea criticado con dureza, hoy y también en la Venezuela post-socialista.



Etiquetas:

Canal Noticiero Digital

Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com